¿Quieres hacer dieta y tu entorno no te lo permite? Te damos unos consejos

Te decides a perder peso y cuando estás logrando tu objetivo te encuentras con personas que te ofrecen comida, o que ignoran tus esfuerzos por perder peso, que bromean o critican el hecho de que hagas dietas, o que ponen frente a ti comidas tentadoras, o que sientes que envidian el peso que has perdido y quieren que dejes de hacer dieta, esto es frecuente, no te asustes, mantén la calma; acá te dejamos unas ideas para evitar estos problemas y volverlos a tu favor.

DePeru.com | 6347 lecturas.




Desde inicios de la civilización la comunicación ha sido pilar del desarrollo de las comunidades, y en estos tiempos no tiene porqué ser diferente. Cuando inicies un programa para perder peso, comunícaselo a tu familia y amigos cercanos y pídeles que te apoyen y te ayuden a lograr tu objetivo, la gente que te quiere y aprecia te ayudará con mucho gusto y cariño en tu propósito.

Trata siempre de rodearte de personas que sepas te apoyarán en tu esfuerzo.

Si en alguna ocasión estás en una reunión y te ofrecen comida no temas rechazarla, solo hazlo de manera muy gentil y procura más bien halagar al cocinero por lo bien que luce y huele la comida, pero dile con mucha autoridad que no podrás disfrutarla por el momento y que en otra oportunidad será.

Rehúsa de manera consistente la comida que te ofrezcan para que las personas dejen de hacerlo, recuerda que si en algún momento cedes ellos siempre te la ofrecerán.

Algunas personas demuestran su cariño o sus sentimientos con comida como por ejemplo hornean galletas para ti o te invitan chocolates o te llevan cervezas, diles con mucha gentileza que pueden ofrecerte otras cosas, dales algunas ideas  de cómo demostrarte su cariño, por ejemplo acompañándote a correr o preparándote una ensalada saludable.

Si es inevitable comer, acepta algo muy magro y come solamente un poquito, saborea un bocado. Recuerda que el simple hecho que comas, es suficiente para algunas personas, no importa la cantidad que hayas comido.

Otra opción es que pidas cortésmente la comida para llevar y luego puedas ofrecerle a otra persona que no esté en plan de perder peso.

Procura involucrarte en otras actividades que no sean relacionadas con las comidas, y si es obligatorio asistir, evita las comidas tentadoras.

Hazle saber a tus amigos y a tu familia lo importante que es para ti que ellos te ayuden a cumplir tu meta de perder peso.

A tu familia y amigos invítalos a caminar contigo y hasta puedes tu mismo promover una reunión preparando bocaditos y comida baja en calorías como la de tu dieta, así se sentirán más involucrados contigo.

Pide a tus amigos que comprendan por qué no puedes servirte ciertas comidas y diles con firmeza que quieres mantener tu dieta, que es algo muy serio para ti y que aprecias que te entiendan.

Si en casa suelen pedir comida rápida como pizza y eso te incomoda mucho, hazles saber que te sentirías mejor si ellos salen a comerla a un restaurante en lugar de comer en casa cuando tu estás.

Siempre busca un amigo cercano o un familiar que se involucre contigo y te apoye si te encontraras en un momento difícil durante el proceso de perder peso.

Nunca te rindas, el perder peso es un proceso largo, no de corto plazo; y cuando logres el peso ideal para ti, el proceso de mantener el peso sigue todavía. Tú puedes.

No olvides, que siempre debes ir a tus controles médicos y con tu nutricionista para que te mantengas saludable.