pelicula

EL ARCO

« Anterior Siguiente »
Calendario en Google News
EL ARCO
Un viejo pescador (Jeon Sung-hwan) vive en medio del mar con una muchacha (Han Yeo-reum) a la que recogió cuando era niña. El vie-jo pescador espera que ella cumpla 17 años para desposarla. Mientras tanto, prepara la do-te, la protege contra los hombres que vienen a pescar a su barco e intentan propasarse con ella. Su única forma de protegerla es dis-parando con el arco, un arco que también le sirve para adivinar el futuro y como instrumento musical. Un buen día, un grupo de pes-cadores desconocidos sube al barco, entre los que se encuentra un joven universitario (Seo Ji-seok). El chico y la muchacha se ena-moran. El viejo pescador sabe que su sueño ha llegado a su fin. Quizás no sea una de sus obras más inspiradas. Sin embargo, una vez que los créditos de "El arco" anuncien el final de la película, una fusión de sensaciones y reflexiones variadas irán provocando en los espectadores el efecto que produce en general toda la filmografía de uno de los mayores talentos del cine contemporáneo co-mo es Kim Ki-duk. Es que el realiza-dor coreano construye un universo tan repleto de matices, de ángulos y de miradas que resulta imposible no de-jarse invadir por un sentimiento que puede ser capaz de combinar la sor-presa y la fascinación, de convertir en placentero al aburrimiento, y de hacer parecer verborrágico y recargado de significado a la más simple y silenciosa de las imágenes. La estructura del film, la manera en que está contado, es básica y extremadamente simple. Pero no tan sencilla es la historia, que es-conde una psicología plagada de tensión y complejidad. El genio de Kim Ki-duk radica en su capacidad para aprovechar con llamativa eficacia los recursos que ofrece el lenguaje. Com-pone imágenes coloridas y bellas. Capta gestos, actitudes y expresiones en los tiempos justos. Y, sobre todo, cuenta con una sabiduría extraordinaria para entender la historia y dejar-se llevar por la dinámica que ella misma propone. El director imagi-na un mundo, sus personajes, sus conflictos y plantea un escena-rio visual donde desarrollarse. Luego, su decisión es desaparecer y dejar que los sucesos de la historia sigan su curso como si él no tuviera nada que ver al respecto. El resultado es una fluidez armo-niosa, una musicalidad que invade cada imagen, que toma como eje el silencio de sus protagonistas principales, quienes no pronun-cian palabra en toda la película. Un viejo dueño de un barco pesquero crió a una pequeña que encontró no se sabe cómo ni por qué, con la idea de esperar a que ella creciera para poder casarse y disponer de su amor para siempre. Para preservarse y ase-gurar el éxito de su misión, la estrate-gia del viejo era directa y contunden-te: excluyó a la joven del mundo. No le permitió nunca abandonar el barco, ni interactuar con otro ser humano. Si no puedes ver lo que te estás perdien-do, probablemente nunca sepas que te estás perdiendo de algo… ¿Pero hasta qué punto es posible taparle los ojos a alguien que cada vez tiene más ganas de mirar? Por su-puesto, tal como se podía suponer, un buena tarde el bello rostro de la chica se iluminó al ver llegar al barco a un joven y apuesto pescador… quien sin querer se interpuso brutalmente en los planes del viejo. La película va llevando a desnudar las miserias más profundas que puede llegar a padecer un hombre solo y obsesivamente ena-morado. No obstante, no apunta únicamente a despotricar contra los egoístas sentimientos del casi anciano cuando empezó a notar que su joven amada no estaba destinada, al menos del modo en que había planificado, a ser suya. También permite encontrar ternu-ra y fidelidad en cada uno de sus actos. Además, el tono del filme va alternando sucesos graciosos con trágicos y otros sobre-cargados de romanticismo, lo que permite, de acuerdo al guiño genérico que propone cada pasaje, comunicar y dispa-rar en el espectador distintos puntos de vista y reflexiones so-bre la misma situación. Kim Ki-duk diseña en "El arco", co-mo en el resto de sus filmes, un vero-símil particular, con sello propio, que es más resultado de un intento por materializar en imágenes sus deseos e imaginación que de una pretensión por obtener un entramado consistente y coherente. En este contexto, todas las incongruencias en el guión pueden ser perdonadas, dado que responden a un parámetro que sólo se encuentra en la cabeza del notable realizador y guionista. El ingreso a su mundo, a su propuesta, corre por parte del espectador, que una vez allí in-merso, va a poder ser capaz de completar los silencios, dia-logar con las imágenes y el relato, y maravillarse con la composición de cada plano. Tal vez este film no sea el más ins-pirado de Kim Ki-duk porque, principalmente sobre el final, el cuer-po del realizador se hace (tibiamente, de todos modos) presente, y pareciera forzar más de lo debido el fluir natural de la historia. Pero una vez que los créditos anuncian el final del film, la sorpresa, las preguntas y la reflexión surgirán en el espectador de manera cre-ciente, tal como sucede en la mayoría de los filmes de este sabio director de cine.

Título original: HWAL

Esta película se estrenó hace 19 años.

Datos de la película «EL ARCO»

Título original
HWAL
Título en Español
EL ARCO
Año
2005
País
Corea del Sur y Japón
Duración
98 minutos
Casa Productora
Clasificación
Sin Clasificar
Género
Drama
Sitio Web
Protagonistas
Jeon Sung-hwan (Viejo pescador), Han Yeo-reum (Muchacha), Seo Ji-seok (Universitario), Jeon Gook-hwan (Padre del universitario), Kim Il-tae, Jang Dae-sung, Cho Suk-hyun, Kong Yoo-suk, So Jae-ik, Shin Taek-gi (Pescador amable).
Dirigida por
Kim Ki-duk
Productor
Kim Ki-duk
Guión
Kim Ki-duk
Premios
Camerimage
2005 Nominated Golden Frog
Seong-back Jang

Fantasporto
2006 Won Orient Express Section Special Jury Award
Ki-duk Kim

Mar del Plata Film Festival
2006 Nominated Best Film
Ki-duk Kim


Otras películas que te pueden gustar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos