El Ajo

El ajo es una hortaliza usada como un saborizante natural de sabor fuerte y algo picante. Además de ser utilizada como planta medicinal.


Lectura .
Anterior Siguiente

ajos


El Ajo
Nombre científico: Allium sativum
Familia: Alliaceae
Origen: Asia Central
Otros nombres:  

 

Descripción de la planta de ajo

El ajo es una hortaliza que procede del centro y sur de Asia, se propagó por el área mediterránea y luego al resto del mundo. En Egipto y la India se consumía 3,000 años A.C. Los españoles lo introdujeron al continente americano a fines del siglo XV. 

Es una planta liliácea de tamaño reducido y bulbo carnoso formado por dientes. Como producto comestible es un sazonador que puede ser usado en las formas: fresca, molida y deshidratada. Tiene propiedades terapéuticas que permiten su aprovechamiento en las ramas industriales, alimentaria y farmacéutica. 

La planta de ajo es una especie bianual, que alcanza una altura de 30-60 cm. manifiesta un porte herbáceo, las hojas son alargadas y sentadas, muchas veces carnosas, superpuestas, planas o cilíndricas.

Los bulbos o cabeza subterránea de color blanco, rosado y rojo, está compuesto por 6 a más de 20 bulbillos (dientes de ajo), reunidos en su base por medio de una película delgada, formando lo que se conoce como cabeza de ajos. Cada bulbillo se encuentra envuelto por una túnica blanca, a veces rojiza, membranosa, transparente y muy delgada, semejante a las que cubren todo el bulbo

 

Variedades

Existen una variedad del que fundamentalmente podemos encontrar el de: 
Cáscara blanca y el ajo violeta. Cuenta con las siguientes características: un bulbo de 20 dientes con un diámetro promedio de 50 milímetros y un período vegetativo de 6 meses.
El Napurí (color violáceo) y el Massone (cáscara blanca). Sus bulbos tienen menos de 20 dientes con un diámetro promedio de 40 milímetros y un período vegetativo de 5 meses.

 

Usos

El bulbo en fresco o en seco y los dientes (pulpa) deshidratados ó en conserva constituyen un condimento muy apreciado e imprescindible en la cocina latina, asiática y en la actualidad en la norteamericana.

Utilizado desde la antigüedad como una medicina naturista, eficaz como antibiótico, reduce la presión arterial y el colesterol, incrementa el nivel de insulina en el cuerpo, controla daños causados por arterioesclerosis y reumatismo. También interviene en la reversión del estrés y la depresión.

 

Valor nutricional en 100 g de producto comestible
Calorías (cal) 98 - 139
Agua (g) 61
Proteínas (g) 4 - 6.4
Lípidos (g) 0.5
Glúcidos (g) 20
Vitamina B1 (mg) 0.2
Vitamina B2 (mg) 0.11
Niacina (mg) 0.7
Vitamina C (mg) 9 - 18
Calcio (mg) 10 - 24
Hierro (mg) 1.7 - 2.3
Fósforo (mg) 40 - 195
Potasio (mg) 540

 

Propiedades Medicinales

El ajo en una hortaliza utilizada mayormente en la cocina, como un saborizante natural, tiene sabor fuerte y algo picante. Previene la hipertensión y la mala circulación, ya que tiene una acción hipotensora, antiséptica, fungicida, bactericida y depurativa.

Su consumo frecuente provoca vaso dilatación (aumento del diámetro de pequeños vasos sanguíneos; arteriolas y capilares) lo que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y que disminuya la presión sanguínea.

El ajo es un excelente microbicida, desinfectante, descongestionante y tonificador de la glándula pituitaria, eficaz en la secreción gástrica y rico en hierro, eficaz para combatir el veneno de la picadura de alimañas y los problemas circulatorios.

El ajo, machacado o en sumo, posee una larga e interesante lista de efectos curativos para innumerables afecciones, por ejemplo:

  • Riñones, vejiga: tomar ajo en ayunas, ayuda en casi todos los padecimientos de los riñones y vejiga.
  • Pulmones y sistema respiratorio: tiene un efecto descongestionante poderoso, por lo que es de gran ayuda en casos de catarros, sinusitis, tos con flema, exceso de flemas (provocadas por una alta toxicidad en el organismo).
  • Sangre: purifica la sangre y refresca el aparato circulatorio.
  • Arterias: disminuye la tensión arterial. Purifica, desintoxica y refresca su circulación.
  • Hígado: activa el óptimo funcionamiento del hígado, órgano importantísimo para la salud en general. Si el hígado no funciona bien todos los órganos y sistemas del cuerpo se alteran y por medio de señales el cuerpo nos avisa. Por lo tanto, si tienes boca amarga por las mañanas o exceso de legañas, si tienes problemas en los ojos o bilis, si estás en constante tensión o irritabilidad (te enojas a menudo), si te duele frecuentemente la cabeza, podría ser un problema biliar. Puedes tomar un diente de ajo cada tercer día con un poco de zumo de limón.
  • Sistema digestivo: corrige el estreñimiento y desinfecta de toxinas el sistema digestivo.
  • Lombrices: uno de sus usos terapéuticos más conocidos es el de desparasitar y eliminar lombrices y tenia. Ideal en estos casos.
  • Anemia: ideal para aliviar casos de anemia, fortalece las defensas y, ya que estimula los jugos gástricos, resulta un buen aperitivo para despertar el hambre.
  • Diabetes: ayuda a controlar la diabetes y el equilibrio hormonal.
  • Ezcema y herpes: unas gotas de zumo de ajo son indicadas en casos crónicos de ezcemas y herpes.
  • Obesidad: la gordura realmente puede desaparecer si se sigue un régimen alimenticio nivelado en donde se incluyan dosis de ajo.
  • Fatiga y sistema nervioso: constituye un poderoso auxiliar en casos de fatiga, agotamiento, melancolía, dolores de cabeza, sistema nervioso e insomnio.
  • Ácido úrico: eficaz ayuda contra el ácido úrico, lo ataca aliviando y ayudando las molestias de las articulaciones y músculos, por lo cual lo hace una ayuda indicada en casos de reuma y gota ciática.

 




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos