Tengo una fiesta ¿y ahora que hago con mi dieta?

Cuando empezamos una dieta, el secreto de su éxito es mantenerla en el tiempo, sin embargo existen muchos factores en el camino que nos pueden alejar de ella y uno de esos factores es nuestra asistencia a fiestas y reuniones sociales. Acá unos consejos para controlar lo que comemos en las celebraciones y para que no se vea afectada nuestra dieta

DePeru.com | 7255 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251



Estos pasos son importantes al momento de considerar no romper la dieta, o no salirnos tanto de las indicaciones de límite calórico recomendado por nuestro médico o nutricionista.

Previo a la celebración:

Procure mantener la ingesta de calorías dentro del límite que le permite su dieta, para esto disminuya lo que come en otras comidas el día de la celebración, esto le permitirá disfrutar con un poquito más de libertad los bocadillos de la fiesta. Nunca llegue a la fiesta con el estómago vacío (esto es sin comer sus comidas regulares de ese día). Coma siempre un refrigerio nutritivo y bajo en calorías antes de la reunión para no tener tanta hambre y no estar propenso a comer demasiado en la fiesta.

Durante la celebración:

Mastique chicle sin azúcar, esto siempre funciona. Siempre que salga lleve con usted chicle sin azúcar, le ayudará a mantenerse entretenido, el masticar chicle le dará sensación de llenura y hasta le puede servir de pretexto cuando le ofrezcan un bocadillo. Fíjese bien en que opciones de alimentos existen en la mesa y opte solamente por las comidas que estén dentro de su plan alimentario. Coma cosas nuevas que le guste probar pero evite las comidas ricas en grasas y azúcares. Beba mucha agua y refrescos dietéticos para llenarse o alterne el agua con las bebidas alcohólicas.  Si puede evitar el consumo de bebidas alcohólicas sería óptimo, de lo contrario pida una bebida baja en calorías. Enfocarse en otros aspectos de la reunión que no sean la comida ayuda mucho a mantenernos dentro de la dieta, por ejemplo, converse o baile con amigos, conozca nuevas personas, etc. Pasa más tiempo con la gente que no está comiendo, quizás alguna de ella está en el mismo plan dietético que usted, ambos pueden ayudarse. Coma muy lentamente, hable entre bocados y siempre busque un plato pequeño donde servirse. Si usted es el anfitrión de la fiesta, ofrezca la comida sobrante a los invitados para que la lleven a casa, siempre evite el exceso de comida en casa pues crea una tentación.

Luego de la celebración:  

Si comió demasiado en la celebración no se sienta mal, una sola fiesta no le arruina la dieta, no obstante nunca olvide volver a la dieta lo antes posible. Un punto importante, si ya excedió la noche anterior, NUNCA deje de consumir sus alimentos del día siguiente según la dieta, si lo hace empezará a alterarla poco a poco y acabará perdiéndola. Si ha excedido su consumo de calorías en la fiesta aumente su ejercicio físico para quemar las calorías que están de más. Felicítese siempre por lo que logró y por haber estado consciente de lo que comió, este es un paso crucial e importantísimo al momento de cambiar nuestros hábitos.