Decida bajar de peso, decida cambiar su vida

El sobrepeso como hemos visto en artículos anteriores origina un deterioro crónico y progresivo de la salud, con serias complicaciones entre ellas cáncer, depresión, infertilidad, diabetes. Decidirse a cambiar la historia de esta enfermedad es decidirse a eliminar el peso en exceso y vivir una vida sana, que no tiene porqué ser de restricciones.

DePeru.com | 11408 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251


En primer lugar, la persona con sobrepeso u obeso tiene que, como los pacientes con alcoholismo o drogas, reconocer su enfermedad. Este es un paso crucial e importantísimo. Hay muchas disculpas al respecto entre ellas: “mi contextura es gruesa”, “tengo huesos grandes”, “no estoy gordo estoy llenito”, “siempre he sido llenita desde pequeña” y es que hemos tomado la costumbre de vernos siempre “llenitos o con ligero sobrepeso” cuando nuestro índice de masa corporal apunta a más de 30 en realidad.

El índice de masa corporal (IMC), es un indicador numérico que relaciona la talla con el peso y nos da una idea de nuestro estado nutricional. El índice normal va desde 18.5 a 24.9 Kg/m2. Esto quiere decir que una persona de 1.60 m de estatura podría oscilar en un rango de peso entre 47.5 Kg a 63.9 kg para tener  peso normal. Un índice de masa corporal por encima de 25 indica sobrepeso. Por encima de 30, el IMC  ya da diagnóstico de obesidad,  más de 40 obesidad mórbida.

Las indicaciones para reducir peso son bastante simples, pero a veces esa simplicidad las vuelve complicadas para la gran mayoría. Siempre queremos que una pastilla mágica o un batido milagroso nos solucione el problema y si falla ya tenemos a quien echarle la culpa.  El punto es que aquí es el propio paciente el responsable del éxito del tratamiento.


Vamos a compartir con ustedes algunos de los consejos que damos a nuestros pacientes y que tienen resultado.

- Primero, no esperemos subir de peso demasiado para luego querer bajar. Mientras más grande es el exceso de peso más difícil es bajar. Si ve que ya está saliendo de su rango, propóngase hacer una dieta saludable y empiece a caminar.

- Segundo, no es necesario ir al gimnasio, aunque sería ideal para muchas personas. Siempre decimos a nuestros pacientes: caminen al menos 30 min al día. Tengan presente que el efecto del ejercicio físico pasa en 72 horas. Por lo tanto el ejercicio debe ser al menos 3 veces por semana.

- Tercero: dejen de lado las bebidas azucaradas, esto incluye jugos de frutas y gaseosas. Beban agua natural o usen edulcorante. Para muchas personas el solo hecho de dejar de usar azúcar les hace perder peso.

Las frutas son buenas, por el contenido de vitaminas, minerales y fibra, pero también tienen azúcar. Dos a tres porciones al día son suficientes, pero no hay que excederse.

No se priven de los carbohidratos totalmente. Los carbohidratos deben constituir el 60% de la dieta de una persona. El punto está en saber elegir cuáles comer. Es preferible comer  carbohidratos complejos como los  que provienen de los cereales integrales pues aportan fibra y previenen muchas enfermedades.

Consuman carnes magras sin grasa ni piel (salvo la piel del pescado), en Perú tenemos la bendición de un mar riquísimo en una gran variedad de pescados y los que son increíblemente saludables para el corazón y las arterias son los más económicos como el jurel, la caballa, el bonito; entonces no es tan caro hacer una buena dieta.

Las verduras son una fuente muy buena de antioxidantes, minerales, vitaminas y fibra. Que haya en la dieta diaria al menos dos porciones al día, en el almuerzo y en la cena.

Se debe evitar definitivamente el tabaco. Este es un punto álgido para muchas personas pero es una decisión que debe ser tomada y mantenida.

El alcohol aporta más calorías que el azúcar en cantidades comparables así que si el propósito es bajar de peso no consumiremos alcohol.

Para terminar, una verdad irrefutable es que el único responsable del éxito o fracaso de un tratamiento para perder peso es el paciente. La decisión está en sus manos.