Las Sociedades de Beneficencia

Instituciones creadas con el fin de ayudar a mejorar el estilo de vida de las personas de mayor pobreza en la región o zona donde corresponda lleve a cabo sus acciones.


 

beneficencias del peru

 


 

Las Sociedades de Beneficencia

Las sociedades de beneficencia son instituciones públicas y privadas que datan del siglo XVI.

Fueron creadas por los vecinos de la ciudad con el propósito de atender las condiciones de vida de los más pobres (indios, negros, criollos y españoles), en situaciones de muerte o enfermedad, según indica la Capitulación del virrey Toledo, 1529.

Este antecedente y la complicada madeja de normas y leyes dadas hasta ahora permiten conocer la conveniencia de definir el rol del Estado y su relación con las beneficencias como una organización funcional para abordar de manera sistemática las condiciones de vida de las poblaciones vulnerables.

La primera Ley Orgánica para estas instituciones data de 1893. Las constituciones políticas, desde 1822 hasta 1933, siempre destacaron el rol de las beneficencias. En 1985 se creó un Consejo Nacional, que otorgaba la dependencia descentralizada del sector Salud. Después pasaron a formar parte del Inabif en 2009 y en 2011 a la jurisdicción del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (Mimdes).

Desde el 2012, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) asume la condición de institución rectora, creándose un reglamento de organización y funciones. La Dirección de Beneficencias Públicas y Voluntariado tiene funciones específicas de asistencia técnica, facultades normativas y de autorización en el caso de juegos de lotería y similares.

En el marco de la Descentralización del Estado, entre 2008,  2010 y 2011 han sido transferidas 71 de las 101 beneficencias a los gobiernos locales y provinciales, para asumir funciones operativas y promotoras del saneamiento físico y legal del patrimonio inmobiliario.

Decisión que estimula el rol social de las municipalidades, como demuestran los concejos de Lima, Arequipa, Cusco y otros, con programas sociales que involucran a las beneficencias y otras instituciones que promueven el desarrollo social.

Las sociedades de beneficencia pública, por su adecuada ubicación geográfica, pueden, como ya lo vienen haciendo, aportar al desarrollo integral de las personas en situación de extrema pobreza que se encuentran, en muchos casos, en zonas de difícil acceso, requiriendo asistencia y apoyo, amparadas por instituciones formales y especializadas.
 

Fuente: [El Peruano]

 




Otros temas de Sociedades de Beneficiencia »