Hipertensión Arterial ¿qué significa?

La hipertensión arterial es una enfermedad muy común pero poco comprendida aún por la población en general. Revisemos algo sobre ella.

DePeru.com | 20062 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251


La presión arterial se define como la fuerza que ejerce la sangre contra la pared de nuestras arterias. La presión arterial tiene dos componentes, la fuerza con la que el corazón expulsa la sangre hacia el cuerpo, y la resistencia con la que las arterias reciben esta sangre proveniente del corazón. Entonces acá tenemos dos componentes principales: corazón y arterias  y están siempre estrechamente relacionados.

La presión arterial se expresa en milímetros de mercurio (mmHg) y se escribe como la relación entre los dos componentes arriba descritos, la presión sistólica (corazón) y la presión diastólica (arterias). La presión arterial siempre se escribe y lee con dos dígitos  o más en cada componente. La presión arterial normal se encuentra en un rango de valores, que van de 90 mmHg a 139 mmHg para la presión sistólica y de 60 mmHg a 89 mmHg para la presión diastólica. Es decir la presión arterial normal va de 90/60 mmHg a 139/89 mmHg. Algo muy importante la expresión de la presión arterial no es un número quebrado por lo tanto no podemos simplificarla y decir 9/6 mmHg en lugar de 90/60 mmHg, y este es un vicio muy frecuente. Acostumbrémonos a llamar adecuadamente a cada cosa.

El término hipertensión arterial alude a un incremento de la presión arterial, por el prefijo “hiper” que significa superioridad o exceso. Valores en la presión arterial a partir de 140/90 mmHg a más indican hipertensión arterial. Este dato es muy importante pues un valor de 140/90 mmHg ya es diagnóstico de Hipertensión arterial, y pese a que es el límite con el rango normal, ya es dañino para nuestro cuerpo. Estudios científicos han mostrado que presiones arteriales a partir de 115/75 mmHg ya pueden dañar nuestro corazón.

La hipertensión arterial suele pasar desapercibida y a veces es hasta negada, pero es preciso que sea diagnosticada y tratada a tiempo por las serias complicaciones que ocasiona en nuestro organismo. La hipertensión arterial es un factor de riesgo para la aparición de múltiples enfermedades contamos entre ellas: diabetes mellitus, complicaciones cardiacas como dilatación del corazón, enfermedad renal, afección de retina conocida como retinopatía hipertensiva que suele ser tan complicada como la ocasionada por la diabetes, daño cerebral traducido como pequeños infartos que a la larga suelen manifestarse con deterioro cognitivo, o hemorragias e infartos cerebrales de gran volumen que pueden dejarnos postrados de por vida.

La hipertensión arterial no da síntomas característicos, por lo general éstos son inespecíficos y suelen ser dolores de cabeza, sensación de bochornos, a veces mareos, otra veces no sentimos nada.

Entre los factores de riesgo para desarrollar hipertensión se cuentan sobrepeso, vida sedentaria, estrés crónico, enfermedades preexistentes como diabetes mellitus, colesterol elevado, malos hábitos alimentarios, entre otros.

La buena noticia de todo esto es que podemos prevenir la aparición de la hipertensión arterial y podemos también tratarla con facilidad. Tome en cuenta las recomendaciones:

  • Consuma una dieta balanceada
  • No se exceda en el consumo de sal
  • Las bebidas gaseosas elevan la presión arterial incluso las dietéticas, evítelas o disminuya su consumo
  • Haga ejercicio físico de preferencia diariamente
  • Evite el estrés, tómese un descanso siempre
  • Evite desvelarse, duerma en lo posible sus ocho horas y por las noches
  • Si tiene ya la presión arterial elevada, consulte siempre a su médico y tome su medicación puntualmente
  • Nunca se automedique. La "pastillita" que le hace bien a su amigo, no necesariamente es buena o necesaria  para usted 


Prevenga las complicaciones, usted es valioso y su familia y la comunidad lo necesitan.