Batalla de Zepita

El 25 de agosto de 1823, se llevó a cabo la Batalla de Zepita, como parte de la lucha por la independencia del Perú, la cual se suscitó en la llanura ubicada al norte de Zepita, a orillas del lago Titicaca, enfrentando a las fuerzas patriotas y realistas. El resultado de esta batalla fue indecisa, y ambos bandos reclamaron la victoria.

Categoría: 25 de agosto - Batalla de ZepitaEfemérides

DePeru.com | 25 de agosto



 

 


 

La Batalla de Zepita fue un hecho de armas de la guerra de la independencia del Perú, ocurrido el 25 de agosto de 1823 en la llanura ubicada al norte de Zepita, a orillas del lago Titicaca (Puno).

La infantería peruana que inició el ataque fue rechazada por su contraparte realista, cuyo general viendo una magnifica oportunidad para cargar con la caballería a los infantes que se retiraban en desorden, ordenó que ésta se lanzara al ataque.

Pero Santa Cruz dispuso también que la caballería patriota cargara sobre la realista e impidiera que sableara a su infantería en retirada, el choque fue favorable a los jinetes de Santa Cruz que arrollaron a la caballería realista y la obligaron a volver grupas a donde se encontraba su infantería, tomándole muchos prisioneros en la persecución.

Aunque Santa Cruz infligió mayores bajas a sus contrarios y desmoralizó a su caballería militarmente se trato de una batalla indecisa donde ningun bando logró obtener una ventaja decisiva, aun así Santa Cruz fue nombrado Mariscal de Zepita por el gobierno peruano al tratarse del primer encuentro bélico favorable a las armas de la república tras las desastrozas derrotas de Torata y Moquegua los meses anteriores.

En los días siguiente las fuerzas realistas al mando de los generales Olañeta, Valdes, Canterac y las que mandaba el virrey la Serna lograron reunirse ante Santa Cruz que ahora es desventaja se retiró a la costa siendo perseguido muy de cerca por los realistas y perdiendo muchos hombres y equipos en la que los realistas llamaron "Campaña del Talón" y que culminó en un fracaso para los independentistas que hubieron de reembarcarse en Ilo sin haber logrado siquiera debilitar al ejército real en su bastión de la sierra.

El 8 de octubre una avanzada realista al mando del brigadier Valentín Ferraz recuperó Arequipa para los realistas derrotando a la caballería grancolombiana al mando de los generales Sucre y Miller cuyas fuerzas habían ocupado la ciudad y actuado por separado a las de Santa Cruz.