El 30% de nuestra dieta diaria deben ser grasas

Casi la tercera parte de nuestra dieta debe estar compuesta por grasas pues éstas son esenciales para nuestro organismo. Revisemos algo del tema.

DePeru.com | 7756 lecturas.



Hemos oído en las últimas décadas una gran tendencia a comer “bajo en grasas”, y esto está relacionado sobre todo con la prevención de enfermedades como Colesterol elevado, infartos, hipertensión arterial, diabetes etc.

La grasa además de ser un alimento que aporta energía, es importante en la actividad de órganos internos como nuestro cerebro. Existen grasas que son esenciales, es decir, no las producimos en nuestro cuerpo y debemos consumirlas en los alimentos, estas son conocidas como ácidos grasos esenciales.

Las recomendaciones nutricionales dictan un 15% de ácidos grasos monoinsaturados, de 7 a 10% de ácidos grasos poliinsaturados y menos del7% de grasas saturadas en nuestra dieta diaria.

Los ácidos grasos monoinsaturados  tienen al ácido oleico como principal representante y se hallan en las aceitunas, en el aceite de oliva, en las semillas de las uvas, y formando parte de grasas animales y no son esenciales porque podemos sintetizarlos en nuestro cuerpo.

Los ácidos grasos poliinsaturados comprenden los ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos esenciales son los que pertenecen a la familia de los omega 3 y omega 6. Estos ácidos grasos los podemos encontrar en el aceite de oliva, aceite de sacha inchi, linaza, ajonjolí, frutos secos como las nueces  y las pecanas además de otros vegetales. También están presentes en los pescados de carne oscura como el bonito, el jurel, el atún  y la caballa.

Las grasas saturadas se hallan en las carnes, lácteos enteros, embutidos y en pequeñas cantidades en vegetales. Este tipo de grasas suelen ser sólidas a temperatura ambiente y están relacionadas con enfermedades cardiovasculares por eso se recomienda ser consumidas en poca cantidad.

Los tres tipos de grasas son importantes para el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo y deben ser consumidas a diario, el secreto está en saber consumirlas en la proporción adecuada para mantener una buena salud.

El consumo de alimentos ricos en omega 3 como el sacha inchi en su forma de grano o en aceite, o de linaza mejoran la función cerebral,  ayudan a reducir los triglicéridos y a reducir el peso. En Perú tenemos estos alimentos en grandes cantidades y debemos aprovechar el magnífico regalo que nos da  nuestra tierra.

Para finalizar, el tema de las grasas se basa fundamentalmente en saber elegir adecuadamente el tipo de grasas a consumir y la proporción en la que deben aparecer en nuestra dieta.