¿Conoce usted qué es la enfermedad del Herpes Zóster?

Algunas personas, en algún momento de su vida han tenido un brote de “Herpes Zóster”, revisemos un poco de qué se trata.

DePeru.com | 27655 lecturas.



El Herpes zóster es una enfermedad originada por un virus, el virus de la varicela-zóster. Esto sucede cuando se reactiva el virus que inicialmente llegó a nosotros en forma de la enfermedad de la Varicela, es decir, todos quienes en algún momento tuvimos varicela estamos propensos a desarrollar Herpes zóster.  Cuando una persona padece varicela (sobre todo en la niñez) la enfermedad otorga inmunidad de por vida, pero luego de recuperarnos de la infección inicial el virus no desaparece del cuerpo sino que queda latente en las células ganglionares de la columna vertebral y se mantiene inactivado gracias a nuestro sistema inmunológico. Cuando sucede alguna alteración en la función normal de nuestro sistema inmunológico (bajan las defensas) el virus se reactiva y se disemina a lo largo del trayecto nervioso del ganglio, causando dolor y sensación de quemazón y produciendo una erupción de ampollas característica.

El Herpes zóster puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero las zonas más comunes son los dermatomas del tronco que van desde columna vertebral alrededor de un lado del tórax hasta el esternón.  Puede afectar el pecho, la espalda, brazos, cuello o pierna.

El Herpes zóster en el área del rostro puede ser tan simple como el que sale en el labio o también afectar la región de la órbita del ojo  y la frente del mismo lado. El Herpes oftálmico, como se le conoce, puede representar un peligro si llega a comprometer alguna parte del ojo como la córnea o la retina, causando graves complicaciones incluso ceguera.

Las ampollas suelen ser contagiosas en los primeros días al contacto directo o por objetos recién contaminados con las secreciones de las vesículas.  El virus no se contagia a través de la tos o el contacto casual.


El período de incubación de la enfermedad es de dos semanas en promedio y puede ser contagiosa los primeros cinco a siete días en la fase de vesículas. Las personas más propensas a contraer enfermedad por virus del Herpes zóster son adultos mayores de 60 años y  personas inmunodeprimidas.

En cuanto a los síntomas puede haber malestar general, a veces fiebre con escalofríos e incluso inflamación de ganglios. Inicialmente siempre hay un período previo (período prodrómico) en el que hay presencia de dolor tipo ardor, picazón y sensación de punzadas intensas en la región de la piel que corresponde al nervio afectado. Luego a los dos o tres días aparecen las vesículas que en una semana en promedio secan formando costras.

Si presentamos un cuadro similar debemos acudir al médico internista o infectólogo el primer o segundo día de brote como máximo, pues se debe recibir tratamiento a tiempo a fin de evitar posteriores complicaciones, sobre todo si tenemos un herpes zoster oftálmico pues puede comprometer la córnea u otras partes del ojo.  El tratamiento con antivirales debe ser administrado por un médico a una dosis adecuada y por un período determinado. El médico también indicará el uso de determinados analgésicos y antiinflamatorios de ser necesarios.


Hay formas de prevenir la enfermedad como tener cuidado al contacto con las personas infectadas sobre todo los primeros días, se recomienda que las personas infectadas reposen separadamente hasta que presenten costras. Además debemos mantener las reglas básicas de higiene como el lavado de manos que es regla de oro para la prevención de casi todas las enfermedades. Por último y algo muy importante mantenga su sistema inmunológico  en forma, esto se consigue alimentándose adecuadamente, haciendo ejercicio y evitando el estrés.