¿Cómo tomar la medicación para la Diabetes?

La medicación para la Diabetes mellitus sirve de soporte y complemento al tratamiento básico que son dieta y ejercicio. Es importante tener en cuenta cómo debemos usar cada medicamento para tener el efecto deseado.

DePeru.com | 34942 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251



La diabetes mellitus es una enfermedad que  está afectando a la mayoría de países del mundo. Cada vez más personas y a edades más tempranas están siendo diagnosticadas con esta enfermedad que puede ser inicialmente prevenida, pero que también puede ser controlada y pueden evitarse sus complicaciones.

El tratamiento básico de la diabetes mellitus es el cambio de hábitos, es decir, cambiar la inactividad o el sedentarismo por actividad física y cambiar nuestra alimentación. No obstante muchos pacientes afectados con Diabetes requieren de un soporte farmacológico para poder estar mejor controlados. 

En la actualidad la cantidad de fármacos para controlar la diabetes ha aumentado considerablemente y ahora los médicos especialistas y no especialistas tenemos una amplia gama de medicamentos para poder abordar la enfermedad de diferentes maneras. Los medicamentos para Diabetes mellitus pueden ser inyectables o en pastillas para administración por vía oral. 

En el grupo de medicamentos inyectables están la Insulina, que es el tratamiento más antiguo y es excelente para controlar las glicemias;  y ahora también contamos con los análogos de GLP1, son medicamentos de última generación que además de controlar la glicemia logran ayudar a reducir el peso en pacientes obesos. Ya existen análogos de GLP-1 aprobados por FDA y que se comercializan en varios países. 

En cuanto a  medicamentos por Vía oral,  conocidos como antidiabéticos orales, podemos decir que son pastillas que ayudan a las personas con Diabetes mellitus tipo 2 a controlar la glucosa. Existen muchos tipos de pastillas para controlar el azúcar en la sangre, podemos citar a sulfonilureas, biguanidas, inhibidores de DPP-4, tiazolindinedionas, inhibidores de alfaglucosidasa y meglitinidas. En Perú contamos con los cuatro primeros grupos de medicamentos siendo los dos primeros los más utilizados por lo que en esta oportunidad nos enfocaremos en sulfonilureas y biguanidas. 

Las sulfonilureas son los antidiabéticos orales más antiguos y más usados, siendo el más popular la glibenclamida (5mg). Este grupo de fármacos estimula al páncreas a liberar más cantidad de su propia insulina para poder controlar la glucosa y son conocidos como hipoglicemiantes. La dosis de glibenclamida será establecida por su médico de acuerdo a cómo esté su nivel de azúcar en la sangre. Este medicamento siempre debe ser tomado 15 a 30 minutos antes de los alimentos para que usted logre controlar la glicemia adecuadamente.  Nunca  deje de consumir alimentos luego de la toma de este medicamento pues puede ocurrir una bajada brusca del azúcar de la sangre conocida como hipoglucemia. 

Por lo general la dosis es de 1 tableta de 5mg, 15 a  30 minutos antes de las comidas. La dosis máxima recomendada es 3 dosis al día. No exceda su consumo más allá de la recomendación de su médico pues puede ocurrir una hipoglucemia o puede intoxicarse. Si usted no logra controlar su glucosa con la dosis recomendada por su médico  primero revise si su alimentación es la correcta y luego si está haciendo el ejercicio físico que le recomendaron y si está tomando la medicación como le indicó su médico. Si a pesar de cumplir todo su glucosa no está bien, acuda a su médico para que le reajuste la dosis, nunca lo haga usted solo.

Las biguanidas son antiabéticos orales a los que pertenece la Metformina. Metformina es ahora el medicamento de primera línea en el tratamiento de la Diabetes mellitus pues ha demostrado seguridad y beneficios incluso en muchos otros problemas de salud diferentes a Diabetes mellitus (Pre-diabetes, obesidad, síndrome de ovario poliquístico, etc.).

Metformina a diferencia de glibenclamida no es hipoglicemiante, metformina es anti-hiperglicemiante, es decir, no baja la glucosa sino que evita que esta suba demasiado, de ahí su seguridad en no producir cuadros de hipoglucemia. La metformina  actúa a nivel de hígado y músculo favoreciendo el rápido metabolismo de la glucosa de la sangre, es decir, permite que la glucosa de su sangre ingrese con mayor facilidad a los tejidos para ser utilizada. 

La metformina debe tomarse siempre inmediatamente después de las comidas.  Algunos pacientes tienen problemas al tomar este medicamento pues son muy sensibles y suelen tener reacciones adversas fuertes como náuseas, diarreas, flatulencia y dolores de cabeza. Actualmente metformina viene en una presentación de liberación extendida (XR o SR) de tal manera que se libera lentamente y se disminuyen las molestias. Por lo general se empiezan con dosis pequeñas para que el cuerpo se vaya acostumbrando al medicamento y para evitar las reacciones adversas, y poco a poco se va subiendo la dosis. Se pueden usar dosis desde 500 mg hasta 2550 mg al día siempre con supervisión médica.  Metformina se toma después de una, dos o tres comidas al día. Las presentaciones de liberación extendida se toman preferentemente una vez al día y antes de acostarse. De la misma forma que con los medicamentos anteriores nunca se automedique, siempre acuda a su médico para consultar algún reajuste pues la dosis de  metformina se suele corregir con los valores de creatinina en sangre. 

Ahora que conoce un poco más de los medicamentos más usados para el tratamiento de la diabetes mellitus revise la manera en que los está tomando y si tiene alguna duda siempre consulte a su médico.