Desde Reikiavik (AFP)

Parque Nacional Vatnajökull de Islandia declarado Patrimonio de la Humanidad

El Parque Nacional Vatnajökull de Islandia, un territorio natural donde se mezclan volcanes y glaciares y que se erige como el mayor parque nacional de Europa, fue declarado este viernes Patrimonio Mundial de la Unesco.

Islande, patrimonio, turismo
El glaciar Vatnajökull, en el sur de Islandia, el 8 de julio de 2014 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El Parque nacional Vatnajökull de Islandia, un territorio natural donde se mezclan volcanes y glaciares y que se erige como el mayor parque nacional de Europa, fue declarado este viernes Patrimonio Mundial de la Unesco.

Moldeado por sus volcanes y rodeado de campos de lava y ríos, el Vatnajökull alberga igualmente el mayor glaciar, del mismo nombre, del Viejo Continente.

El sitio protegido de unos 14.500 km2 -el 14% del territorio islandés- es "un ejemplo excepcional de la interacción entre el hielo y el fuego y de la separación de las placas tectónicas terrestres", según la Unesco.

"Este reconocimiento del valor universal excepcional del parque nacional de Vatnajökull beneficiará a la región y garantizará su integridad. Todos somos responsables de su magnífica naturaleza y de su historia", celebró Lilja Alfredsdottir, ministra islandesa de Cultura, contactada por la AFP.

Solo el glaciar, que recubre algo más de la mitad del parque nacional y el 8% del territorio islandés, es atravesado por una cadena de varios volcanes, incluidos dos de los volcanes más activos de la isla, el Grimsvötn y el Bardarbunga, escenario de la última erupción registrada en Islandia en 2014.

En lo alto de sus 2.110 metros, el punto más elevado de Islandia, el Hvannadalshnjukur, domina la parte sur del glaciar.

Son numerosos los turistas que se desplazan a admirar la vista desde su cima, cuando no se encuentran en la laguna de Jokulsarlon, ubicada al pie del glaciar con sus pequeños icebergs azul turquesa.

El parque también acoge los Lakagigar, cráteres que dejó el volcán Laki tras su violenta erupción en 1783, cuando la lava brotó de la montaña durante meses.

Se trata del tercer sitio islandés que se incorpora a la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, luego del parque nacional de Thingvellir (2004), donde nació el Parlamento más longevo del mundo, y la isla volcánica de Surtsey (2008) en el archipiélago de Vestmann.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos