Desde Sao Paulo (AFP)

El fútbol regresa a Sao Paulo tras parón de tres semanas por la pandemia

El fútbol volverá a jugarse en Sao Paulo luego de tres semanas de prohibición como medida de contención contra la pandemia, que golpea con fuerza al estado más poblado de Brasil, informó este viernes el gobernador.

BRA, fbl, salud, pandemia, virus
Foto tomada el 7 de marzo de 2021, de vista general del estadio Allianz Parque antes de la final de la Copa de Brasil entre el local Palmeiras y el Gremio en Sao Paulo, Brasil. - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El fútbol volverá a jugarse en Sao Paulo luego de tres semanas de prohibición como medida de contención contra la pandemia, que golpea con fuerza al estado más poblado de Brasil, informó este viernes el gobernador.

"Ayer, en el inicio de la noche, el Ministerio Público, después de varias reuniones con la Federación Paulista de Fútbol y con la participación del coordinador del Centro de Contingencia del covid-19, doctor Paulo Menezes, tomó la decisión de permitir los juegos del Campeonato Paulista", dijo Joao Doria a la radio CBN.

"La orientación, hecha por el Ministerio Público, es acatada por el [estatal] Centro de Contingencia del covid-19 y, obviamente, por el gobierno de Sao Paulo", agregó, sin precisar a partir de cuándo la pelota podrá volver a rodar.

En Sao Paulo no hay fútbol desde el 15 de marzo, cuando entró en vigor la fase de emergencia -la de más restricciones- contra el coronavirus, que incluye toque de queda nocturno y cierre de todas las actividades que no se consideren esenciales.

La medida iba hasta el 30 de marzo, pero fue ampliada hasta el 11 de abril en medio del empeoramiento de la pandemia, que deja más de 345.000 muertos en Brasil, de los cuales más de un cuarto del total se reportaron en Sao Paulo.

Hasta la suspensión, el torneo regional, en el que participan Palmeiras, Santos, Corinthians y Sao Paulo, había disputado cuatro de las doce jornadas de la primera fase.

Un par de partidos se jugaron en otros estados, pero el campeonato terminó por paralizarse y provocar un reajuste en el ya apretado calendario futbolístico de Brasil, que además incluye el Brasileirao (inicia a final de mayo), la Copa local y torneos internacionales.

Por la prohibición, el estadio Mané Garrincha de Brasilia acogerá, la próxima semana, la final de vuelta de la Recopa Sudamericana entre Palmeiras y Defensa y Justicia (ARG) y el choque definitivo entre Santos y San Lorenzo (ARG) por la tercera fase de la Copa Libertadores.

Ambos duelos, así como la final de la Supercopa de Brasil, que disputarán Palmeiras (campeón de la Copa de Brasil) y Flamengo (campeón del Brasileirao) el domingo en el mismo recinto, estuvieron en vilo por un fallo judicial que ordenaba retomar las medidas restrictivas contra el covid en Brasilia, pero una instancia superior permitió este viernes la realización de los encuentros.

Con récords diarios de muertes y hospitales al borde del colapso, el fútbol ha sido criticado por diversos sectores por su empeño, en medio de dificultades financieras, de seguir jugando durante el peor momento de la pandemia en Brasil.

En las últimas semanas más de un tercio de los 27 estados suspendieron los encuentros deportivos, que se disputan sin público desde hace más de un año.




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos