Consejos para decorar el árbol de Navidad

Como sucede con el Nacimiento, la decoración del arbolito de Navidad también es una tradicional actividad que se presta para compartir con la familia, en especial con los más pequeños del hogar.


 


Es importante acondicionar un espacio ideal en la sala para que el árbol tenga una mejor vista y siempre cerca de un enchufe y por una medida de proporción, un árbol grande no se verá bien en una habitación pequeña y viceversa.

Al momento de decorar el árbol de Navidad se deben colocar primero las luces, luego las guirnaldas y por último los adornos. Las luces son elementos claves en el árbol y al momento de ser colocadas, deben ser desde adentro hacia afuera, comenzando por la parte más alta del árbol y bajando en forma espiral. Lo mismo se debe realizar con las guirnaldas.

Respecto a los adornos, se debe comenzar organizándolos de manera equidistante alrededor del árbol y empezar con los adornos más grandes y a los que se les quiere dar más importancia, rellenando los espacios para lograr un equilibrio general. Es importante no colgarlos en las puntas de las ramas y colocando algunos adornos adentro del árbol, se le agregará profundidad e interés.

Los adornos de colores fuertes deben ir más cerca de la punta de las ramas.

Entre los adornos más comunes, se pueden utilizar campanas, bolas, lazos, angelitos, estrellas o figuras de Papa Noel. Para ellos, se debe emplear un hilo color oscuro o dorado, dependiendo de la decoración.

Para finalizar con la decoración, en la punta debe ir un adorno significativo para la familia. Puede ser una estrella, un ángel o la foto de algún familiar.

Una recomendación especial: Para que los árboles artificiales tengan un agradable aroma, se puede colgar de las ramas, trozos de canela, lavanda, romero u otra hierba aromática para darle mayor presencia al árbol.