El Árbol de Navidad

El árbol de Navidad es un objeto decorativo típico y propio de la fiesta de Navidad, decorado con elementos como esferas, luces, estrellas, lazos y otros elementos.



 

Historia:

En los años de los Druidas de Europa Central (clase social elevada en la sociedad celta), las creencias giraban en torno a la sacralización de todos los elementos de la naturaleza. Celebraban el cumpleaños de uno de los dioses adornando un árbol perenne, coincidiendo con la fecha de la Navidad.

El árbol se llamaba ''Divino Idrasil'' (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla, mientras que en sus raíces profundas se encontraba el infierno. Cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa; descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol, adornando un árbol perenne en fechas cercanas a la Navidad cristiana. Luego, con la evangelización de los pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiando por completo el significado.

San Bonifacio, evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un pino, simbolizando el amor de Dios adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo.

Con el correr de los años se agregaron las luces artificiales, esferas, adoquines y los regalos debajo del árbol para los niños, enviados por los Reyes Magos o Papá Noel.

Significado religioso:

El árbol de Navidad recuerda al árbol del Paraíso, de cuyos frutos comieron Adán y Eva y de donde nació el pecado original y por lo tanto, nos recuerda que Jesucristo vino al mundo para ser el Mesías prometido para la reconciliación.

La forma triangular del árbol representa a la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Otro significado indica que el árbol es usado como símbolo de la unión del cielo y de la tierra: Ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hasta el cielo; por eso en muchas religiones, sobre todo en las orientales, el árbol es un signo de encuentro con lo sagrado, del encuentro del hombre con la divinidad y de la divinidad con el hombre.

Elementos decorativos:

La tradición de adornar el árbol se inició en Alemania entre los siglos XVI y XVII, y luego se extendió por otros países europeos y en adelante, por todo el mundo. Los objetos más comunes y tradicionales para su decoración son:

  • Estrella: Colocada en la punta del árbol, representa la fe con la que se debe guiar el cristiano en la vida. Recuerda a la estrella de Belén.
  • Esferas: En un principio, el árbol era decorado con manzanas respetando las tradiciones, pero hoy, se ha cambiado esa regla por bolas o esferas (de diversos colores) que simbolizan los dones de Dios para los hombres.
  • Lazos: Los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de los dones que se desean dar y recibir.
  • Luces: En un principio eran velas o cirios, y representa la luz de Cristo que acaba de nacer.