Las luces LED de Navidad

Las luces del árbol de Navidad son el color de las fiestas de fin de año. Le dan un suave resplandor a la decoración del hogar e iluminación especial para una fiesta tan emotiva e íntima como la Navidad.



 

Pero, estas luces requieren de un cuidado importante. Desenredar, comprobar que cada foquito funcione y sustituir aquellas que ya no funcional. También, se debe tener siempre presente la integridad de la familia y del hogar y con el correr del tiempo, las luces LED se han ido afianzando en la preferencia de cada hogar.

En el pasado, las luces de Navidad eran bombillas incandescentes cubiertas con vidrio pintado. Eran grandes, calentaban, se rompían fácilmente y se astillaban con el tiempo. A menudo, cuando una bombilla se rompía, toda la guirnalda fallaba. En la actualidad, las luces de Navidad usan bombillas LED (light emitting diodes —diodo emisor de luz—), lo que da muchos beneficios, en oposición a las incandescentes.

Menor consumo

Las luces de Navidad LED consumen mucho menos electricidad para funcionar que sus homólogas incandescentes.

Almacenamiento más sencillo

Por su durabilidad, las luces LED son fáciles de envolver y guardar para el próximo año. Con las bombillas convencionales siempre existe el temor de que se rompan, pues las LED resisten al mal uso y la humedad sin efectos que los perjudiquen.

Variedad

Las luces LED de Navidad están disponibles en diversos estilos y tamaños y no necesariamente en una forma específica como ocurre con las convencionales. Algunas de ellas son creadas con formas de muñecos de viene y otras en forma de cuerdas o redes.

Seguridad

Los focos incandescentes emitían la mayor parte de su energía en forma de calor. Ello, era una sobreabundancia de calor en el interior de de la casa durante la Navidad. En cambio, las luces LED no calientan y son mucho más seguras.

Larga duración

Como las luces LED no calientan, duran un tiempo extremadamente largo. Además, al no contener filamentos, resisten los cambios de tensión sin romperse y si se cuidan de una manera adecuada, las luces LED pueden durar varios años.

Dado que las luces LED no calientan, duran un tiempo extremadamente largo. Además, al no contener delicados filamentos, pueden resistir los cambios de tensión sin romperse. Cuando se cuidan de manera adecuada, las luces de Navidad LED duran años.

Impermeables

Las luces de Navidad LED funcionan tanto en exteriores como en interiores. Están hechas de manera tal que son impermeables a la humedad, al calor y al frío.

Más luminosas

Las luces de Navidad LED son mucho más luminosas que las antiguas luces. Además, estas luces no pierden intensidad con el paso del tiempo.