Los Reyes Magos

Los Reyes Magos es el nombre denominado por tradición a tres visitantes que acudieron desde países extranjeros al nacimiento de Jesús, para rendirle homenaje y entregarles regalos con un valor simbólico: oro, incienso y mirra.



 

Según creencias católicas, estos ''magos'' eran representantes de religiones paganas de pueblos vecinos, que según el Evangelio, aceptan la Encarnación del Señor y la Buena Nueva de la salvación. Pero, los mismos Evangelios no indican que fuesen reyes, ni tampoco mencionan sus nombres, aunque dentro de la tradición popular se les ha llamado 'Melchor', 'Gaspar' y 'Baltazar'.

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos integrados en los evangelios canónicos que hoy conforman el Nuevo Testamento de la Biblia. El Evangelio de San Mateo (Mt 2, 1-12) es la única fuente que menciona a unos magos, sin especificar los nombres, el número ni el título de 'Reyes', quienes tras seguir una supuesta estrella, buscan al ''Rey de los Judíos que ha nacido'' en Jerusalén, siendo guiados por una estrella hacia Belén, pequeña ciudad donde nació Jesús.

Algunas tradiciones antiguas, aquellas que no fueron recogidas por la Biblia (como el llamado Evangelio de Tomás), indica que estos magos tenían algçun vínculo familiar y que llegaron con tres legiones de soldados: una de Persia, una de Babilonia, y otra de Asia, que llevaron luego a ser interpretados como originarios de Africa, Europa y Asia respectivamente. Con relación a los nombres (Melchor, Gaspar u Baltazar), las primeras referencias se remontan al siglo V, en que un texto llamado ''Excerpta Latina Barbari''. indica que son llamados Bithisarea, Melichior y Gathaspa.

Melchor: Un anciano blanco con barbas blancas. Su regalo para Jesús fue el oro, que representa la naturaleza real, un presente conferido a los reyes.  

Gaspar: Joven moreno que regaló el incienso, símbolo de la naturaleza divina de Jesús, empleado en el culto hacia el Señor.

Baltazar: De raza negra, ofreció a Jesús la mirra, un compuesto embalsamador de muertos, símbolo de su sufrimiento y su muerte futura.

Historia y leyenda:

La tradición más difundida cuenta que tres magos llegaron de Oriente, y guiados por una estrella (conocida como la ''Estrella de Belén''), llegaron a Jerusalen en busca del Niño Jesús recién nacido. Al verlo, lo adoraron, ofreciéndole oro, incienso y mirra. Antes de llegar, encontraron al rey Herodes en Jerusalén, quien de manera astuta, les pidió que les de el sitio exacto donde se encontraba el recién nacido para también adorarlo (aunque su deseo real era asesinarlo).

Luego de ello, se les apareció un angel en medio del camino y les advirtió del peligro que corría Jesús si ellos obedecían el deseo de Herodes por lo que evitaron volver por el mismo sitio.

El nombre de ''Reyes Magos'' apareció por primera vez en la iglesia de San Apolinar Nuovo en Rávena (Italia). En aquel templo hubo una imagen decorada con mosaicos de mediados del siglo VI que representa la procesión de las Virgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Gaspar, Melchior, Balthassar.

Con el correr del tiempo, se ha ido añadiendo otros detalles como especie de simbología, como el tomarlos de personajes originales de tres razas conocidas en la antigüedad, representantes de las tres edades del hombre y representantes de los tres continentes (Asia, África y Europa).

Festividad:

Los Reyes Magos son conmemorados cada 6 de enero con la tradicional ''Bajada de Reyes''. Esta actividad consiste en una pequeña celebración entre la familia o la comunidad, donde poco a poco van desarmando el nacimiento. Cuando se trata de la comunidad, es habitual dejar dinero mientras se retiran las figuras y los adornos para fines benéficos.