Desde Nueva York (AFP)

S&P mantiene calificación de Deutsche Bank tras anunció de reestructura

La agencia S&P Global Ratings dejó este lunes sin cambios la calificación de solidez financiera del Deutsche Bank en BBB +, alegando que la amplia reestructuración anunciada la semana pasada por el banco alemán fue "lógica" y "necesaria" dados los actuales "desafíos".

EEUU, reestructuración, bancos, Alemania, Deutsche, Bank, finanzas, economía
El logo del Deutsche Bank se observa en la sede central de la compañia, el 1º de febrero de 2019 en Fráncfort, Alemania - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La agencia S&P Global Ratings dejó este lunes sin cambios la calificación de solidez financiera del Deutsche Bank en BBB +, alegando que la amplia reestructuración anunciada la semana pasada por el banco alemán fue "lógica" y "necesaria" dados los actuales "desafíos".

"Hemos mantenido la calificación que asignamos al Deutsche Bank sin cambios porque creemos que estos anuncios son una respuesta lógica y necesaria a los intereses actuales actuales del Deutsche Bank", argumentó la agencia calificadora de riesgo estadounidense en un comunicado.

"Creemos que los proyectos de recortes y reinversión son factibles, incluso si no están exentos de riesgo", indicó S&P.

Según la agencia, "si la capitalización se fuera a reducir, estimamos que esta será modesta y anticipamos que el balance, que permanece sólido (...) va a continuar manteniendo la confianza de los inversionistas, lo que le dará tiempo a la gerencia para llevar a adelante la reestructuración".

La calificación también tiene una perspectiva "estable", lo que sugiere que la mayor agencia de calificación del mundo no planea modificarla en el corto plazo.

El Deutsche Bank anunció días atrás la supresión de 18.000 empleos -una quinta parte de su plantilla- para 2022, un plan sin precedentes en la entidad que arrastra desde hace años problemas financieros.

También ha decidido reducir el tamaño de su negocio de banca de inversión, incluidas las actividades de salas de operaciones financieras, así como en torno a las fusiones y adquisiciones corporativas.

La institución financiera, que el año pasado ya había suprimido 6.000 empleos, explicó que quería reducir sus costos en 6.000 millones de euros anuales.

Sin embargo, S&P advierte que su decisión de no cambiar la calificación no es un cheque en blanco, y advirtió que supervisará con atención la implementación del plan de reestructuración del banco alemán.




Te puede interesar