Desde Beirut (AFP)

Parlamento libanés aprueba presupuesto para 2020 en plena crisis económica y protestas

El parlamento libanés adoptó este lunes un presupuesto para 2020 que prevé un déficit de un 7% del PIB, en un país sacudido por un movimiento de protesta contra la clase política sin precedentes y al borde del marasmo económico.

Líbano, economía, gobierno, crisis
Un manifestante antigubernamental desafía a la policía antidisturbios libanesa durante enfrentamientos en medio de una protesta en el centro de la capital, Beirut, el 27 de enero de 2020. - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El parlamento libanés adoptó este lunes un presupuesto para 2020 que prevé un déficit de un 7% del PIB, en un país sacudido por un movimiento de protesta contra la clase política sin precedentes y al borde del marasmo económico.

Decenas de manifestantes se congregaron el lunes en los accesos al parlamento para tratar de impedir la sesión.

Los manifestantes lanzaron piedras contras las fuerzas de seguridad que respondieron con gases lacrimógenos y realizaron detenciones, según un corresponsal de la AFP.

El parlamento ratificó el presupuesto 2020 "con la aprobación de 49 diputados, la oposición de 13 y la abstención de 8", anunció la agencia de prensa oficial ANI.

El nuevo presupuesto prevé un déficit de más de 4.200 millones de dólares, "cercano al 7% del PIB", indicó a la AFP el presidente de la comisión parlamentaria de Finanzas, Ibrahim Kenaan.

El proyecto inicial, presentado por el antiguo gobierno que dimitió a finales de octubre por la presión de las protestas callejeras, preveía un déficit del 0,6% del PIB, frente al 7,6% del de 2019.



Pero la crisis económica que se aceleró estos últimos meses impuso una revisión de los ingresos previstos para 2020, explicó Kenaan.

Desde el 17 de octubre, el país vive al ritmo de protestas sin precedentes que denuncian la corrupción y la incompetencia de la clase dirigente, así como la falta de servicios públicos dignos de ese nombre.

La crisis está acompañda por un deterioro de la situación económica, con despidos en masa y la depreciación de la moneda en el mercado paralelo.

Para el nuevo primer ministro Hassan Diab y su gobierno nombrado el 21 de enero, los desafíos son ingentes en un país hundido en una deuda colosal de cerca de 90.000 millones de dólares, más del 150% del PIB.

Líbano se había comprometido en 2018 a reducir su déficit al 4% del PIB para 2023, a cambio de una promesa de ayuda y de donaciones de la comunidad internacional de 11.600 millone de dólares que todavía no han sido desembolsados ya que no ha habido reformas.

#Líbano #Economía #Gobierno #Crisis


Te puede interesar


Quantcast