Desde Copenhague (AFP)

La primera ministra danesa se defiende ante una comisión por la crisis de los visones

La primera ministra danesa defendió este jueves ante una comisión parlamentaria su decisión, el año pasado, de sacrificar a 15 millones de visones de criadero para evitar mutaciones del covid-19.

pandémie, épidémie, santé, politique, Danemark
Mette Frederiksen llega al tribunal en que compareció ante la comisión parlamentaria por la decisión de sacrificar a los visones, el 9 de diciembre de 2021 en Copenhague - AFP/Ritzau Scanpix/AFP
Anterior Siguiente

La primera ministra danesa defendió este jueves ante una comisión parlamentaria su decisión, el año pasado, de sacrificar a 15 millones de visones de criadero para evitar mutaciones del covid-19.

Primer exportador y segundo productor mundial de pieles de visión destinadas al sector del lujo, Dinamarca aniquiló de manera urgente este importante sector de la economía rural, perjudicando a un millar de criadores.

Abucheada por un centenar de manifestantes concentrados frente al tribunal de Frederiksberg, en Copenhague, Mette Frederiksen podría tener que enfrentar un juicio por la falta de una base legal para su controvertida decisión, en noviembre de 2020.

"Lamentablemente, un año atrás nos vimos obligados a tomar la decisión de sacrificar a todos los visones, y fue correcta", afirmó Frederiksen antes de entrar el tribunal donde tuvo lugar la audiencia con la comisión.

noticia
Mette Frederiksen, primera ministra danesa, el 26 de noviembre de 2020 ante la prensa en una granja de cría de visones clausurada (AFP/Ritzau Scanpix/AFP/Archivos)

Después, preguntada sobre si se encontraba al tanto en aquel momento que se discutía la legalidad de su decisión, tomada con urgencia, Frederiksen aseguró que no.

"Puedo negarlo por completo", afirmó la primera ministra ante los diputados que integran la comisión.

De haber sido informada sobre esta inquietud legal, habría explicado simplemente que esta medida "requería la aprobación de urgencia de un proyecto de ley. Eso habría tomado 30 segundos", alegó en la audiencia.

Para la primera ministra, en cuanto la medida alcanzó la fase de una decisión final, era obvio que "la cuestión legal estaría resuelta".

"En mi opinión, era clave reaccionar rápidamente", aseveró además ante la comisión.

- Nueva legislación -

Al detectarse una mutación problemática de covid-19 en los visones, capaz de transmitirse en la especie y contagiar a los humanos, se optó por esta brutal medida.

Pero, más que la decisión por precaución sanitaria, fue esa falta de una base legal para ordenar matar a todos los visones lo que comprometió a la primera ministra.

Lo ilegal de la decisión salió rápidamente a la luz, provocando la renuncia del entonces ministro de Agricultura y la creación de una comisión encargada de evaluar si, a largo plazo, el caso debería ser presentado ante el tribunal especial de justicia, que juzga ciertos actos de los miembros del gobierno.

Por entonces, la ley permitía el sacrificio de todos los ejemplares en las granjas en zonas donde se había detectado la mutación, en tanto que la orden incluyó a todos los del país.

Finalmente, una nueva legislación que prohíbe la cría de estos mamíferos fue aprobada.

En el comienzo de su audiencia, la primera ministra argumentó que "estas decisiones son tomadas por los ministros según su cartera". Explicó que se había enterado de la potencial gravedad de la mutación a comienzos de noviembre de 2020.

Hasta el momento, "no hemos constatado evidencia de que la primera ministra estuviera al tanto del carácter ilegal" de tal acto, subrayó Frederik Waage, profesor de Derecho en la universidad del Sur de Dinamarca.

- Irritación -

Pero la jefa del gobierno estuvo "muy implicada personalmente en el manejo de este caso" y "es obvio, es importante escuchar su versión de los hechos", señaló el académico a la AFP.

En el otoño (boreal), el caso tuvo un nuevo giro al revelar la prensa que los SMS de la época de la jefa del gobierno desaparecieron, ante lo que su gabinete adujo que se borran automáticamente luego de 30 días por motivos de seguridad. Posteriormente, técnicos de la Policía e inteligencia militar no lograron recuperarlos.

Esta explicación fue recibida con escepticismo por parte de la clase política: sólo dos de los 51 ministros y exministros consultados por la cadena de televisión pública DR reconocieron haber recurrido a este procedimiento, desde entonces eliminado.

El comentarista político Hans Engell, por su parte, afirmó que las respuestas a veces un poco irritadas de Frederiksen son un tema en sí mismas.

"Está claro que el gobierno y Frederiksen están muy irritados", subrayó en el diario Berlingske.

La comisión de investigación desmenuza desde abril todos los documentos vinculados a la decisión gubernamental.

A diferencia de las variantes delta u ómicron, la mutación en los visones desapareció pocas semanas después en las regiones afectadas, del norte y noroeste danés.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos