Carnavales en Lima

La fiesta de carnavales en Lima se celebra desde la época colonial, era un periodo de algarabía previo a la Cuaresma, en la actualidad se celebra con fiestas en clubes, y los domingos se acostumbra jugar arrojándose agua y pintura.

Categoría: 4 al 25 de febrero de 2018 - Carnavales en LimaFestividades

DePeru.com | 4 al 25 de febrero de 2018



 

La fiesta de carnavales nació en Europa, durante los siglos XII y XIII, se cree que se originaron en Niza, Francia, se celebraban en los tres días anteriores a la Cuaresma, en que empezaba un período de abstinencia y reflexión, la fiesta era como un desfogue de placeres terrenales que luego serían prohibidos durante el periodo dicha celebración religiosa.

Esta festividad llegó al Perú, a través de los conquistadores españoles, no se sabe con precisión cuando fue que esta fiesta se instaló en la capital, pero por registros en los libros del Cabildo de Lima, se cree que ya en 1544 se celebraba la llamada "fiesta del domingo de Cuasimodo", fiesta donde los esclavos salían pintados y portando máscaras de diablos, danzando bulliciosamente.

El Carnaval empezaba con el recorrido del Ño Carnaval que era un muñeco que representaba la fiesta, la celebración terminaba el Miércoles de Ceniza, en donde se escenificaba el entierro del personaje. Durante la fiesta se realizaban danzas con personas en trajes de diablos que con palos y látigos se paseaban por calles de la ciudad realizando "diabluras", era un período en que se permitía cierto desenfreno, solía ironizarse sobre las autoridades de la época.

Durante el siglo XVII el carnaval ya era popular, celebrada por negros, mestizos e indios. Más adelante, en el siglo XVIII, el virrey de la época prohibió el juego de los carnavales por considerarlo inmoral, sin embargo dicha prohibición no fue acatada por los limeños, ya desde esa época solía arrojarse agua utilizando las llamadas "alcancías" que eran cascarones de huevo llenas de agua perfumada a algún desprevenido transeúnte.

En el siglo XIX, era común tirar agua desde los balcones y en las calles, se usaban jeringas de latas y cascarones llenos de agua perfumada o pinturas. También se organizaban bailes de disfraces, dirigidos a niños y adultos, eran reuniones pomposas donde asistía la élite social. 

En 1920, por la implementación del tranvía en Lima, las celebraciones se extendieron por toda la ciudad, se organizaban juegos como el palo encebado y carreras de burros, las fiestas culminaban en La Punta, Callao.

Corsos festivos recorrían las calles durante las fechas, paseaban por el centro cívico y el paseo Colón, donde desfilaban las reinas de cada distrito  y de mercados como el Central y del Baratillo acompañadas por sus cortes.

Por los años 50, fueron famosas las exclusivas fiestas barranquinas, a las que se asistía solo con invitación los días domingos y eran amenizadas con varias orquestas, también era común el uso del dominó que era un vestido o traje de dos colores y antifaces.

En la actualidad durante el mes de febrero en las calles limeñas persiste la costumbre de arrojar agua, pica pica y pintura sobre todo los domingos, en algunos barrios, lamentablemente, esto derivó en actos de vandalismo. 

El Carnaval en Lima aún es sinónimo de algarabía y conserva el espíritu travieso, en algunas zonas de Lima son comunes las fiestas de estilo hawaiano, y otras organizadas en clubes sociales o departamentales donde se recrean los carnavales de otras zonas del país.

 

 





Biblioteca Digital BNP. "Noticiarios Peruanos de la década del 40"