Desde Garzweiler (Allemagne) (AFP)

Una mina de carbón alemana ocupada por militantes ecologistas

Varios centenares de activistas contra el carbón ingresaron este sábado a una mina a cielo abierto en el oeste de Alemania, que redujo su actividad desde el viernes, en el marco de una protesta de varios días.

énergie, carburants, charbon, environnement, manifestation, Allemagne, climat
Ingreso de activistas ecologistas a la mina de carbón de Garzweiler, en el oeste de Alemania, el 22 de junio de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Varios centenares de activistas contra el carbón ingresaron este sábado a una mina a cielo abierto en el oeste de Alemania, que redujo su actividad desde el viernes, en el marco de una protesta de varios días.

Tras jugar al gato y el ratón con las fuerzas del orden, cientos de militantes ecologistas de Ende Gelände ("terminus" o "fin de la historia"), vestidos de blanco y equipados con mochilas con accesorios de camping, lograron ingresar al sitio de la mina de Garzweiler, constató la AFP.

Su objetivo es paralizar la actividad de la mina explotada por la empresa energética RWE, que aprovisiona a varias centrales de carbón de la cuenca minera del Rin.

Desde el viernes, una de las plantas de carbón más grandes de Alemania, la planta de Neurath, aprovisionada por la mina de Garzweiler, desaceleró su actividad debido a una primera operación exitosa de los militantes de Ende Gelände.

noticia
Policías intentan evitar el ingreso de los activistas por el clima en una mina de carbón de Garzweiler, oeste de Alemania, el 22 de junio de 2019 (AFP/DPA/AFP)

Unas 500 personas se instalaron sobre los rieles, algunos incluso construyendo pequeñas cabañas, interrumpiendo así el tráfico de los trenes que les proveen combustible.

Al final unos 8.000 manifestantes, una gran mayoría estudiantes de secundaria del movimiento "Viernes por el Futuro", se juntaron el sábado en Keyenberg, un pueblo vecino amenazado de destrucción por los proyectos para ampliar la mina de Garzweiler.

"Este día es motivo de esperanza. A pesar del fracaso sin precedentes de los políticos que enfrentan la crisis climática, miles de personas envían hoy una señal clara de justicia climática. Ya sea una protesta, una huelga escolar o un bloqueo, este movimiento está decidido a poner fin a la era de los combustibles fósiles", dijo Kathrin Henneberger, portavoz de Ende Gelände.

El viernes, entre 20.000 y 40.000 personas provenientes de 16 países diferentes marcharon en Aquisgrán, en los confines de Alemania, Holanda y Bélgica, para pedir el fin del carbón y "acciones concretas" por el clima.

El movimiento contra el carbón fue ganando peso en Alemania desde que abandonó la energía nuclear en 2011, lo cual prolongó la dependencia de este mineral.

El gobierno decidió recientemente abandonar la energía de origen fósil en 2038, un plazo que los activistas consideran demasiado lejano y que además carece en la actualidad de un calendario específico para cerrar minas y centrales eléctricas.



Te puede interesar