Desde Rennes (Francia) (AFP)

Un alcalde francés comparece ante la justicia por prohibir el uso de pesticidas cerca de hogares

Un alcalde del noroeste de Francia fue convocado a comparecer ante la justicia el jueves por haber prohibido el uso de pesticidas cerca de hogares en su pueblo, un caso representativo de la creciente oposición a la contaminación química en las zonas rurales.

France, environment, agriculture, chemical
Un agricultor trata un campo con pesticidas cerca de una casa en el sur de Francia, el 10 de diciembre de 2016 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Un alcalde del noroeste de Francia fue convocado a comparecer ante la justicia el jueves por haber prohibido el uso de pesticidas cerca de hogares en su pueblo, un caso representativo de la creciente oposición a la contaminación química en las zonas rurales.

El alcalde del pueblo de Langouet, Daniel Cueff, impuso una prohibición a mediados de mayo sobre el uso de pesticidas en terrenos a una distancia inferior a 150 metros de casas o lugares de trabajo, citando su autoridad para bloquear cualquier contaminante en su comunidad.

Cueff, que defenderá ante el tribunal una objeción del Estado a su prohibición, pasó los últimos 20 años trabajando en asuntos medioambientales en su comunidad de unos 600 habitantes, prohibiendo herbicidas químicos y abriendo un comedor escolar ecológico en 2004.

Varios cientos de personas se reunieron el jueves por la mañana frente al tribunal administrativo de la ciudad de Rennes, en la región de Bretaña, en apoyo al alcalde.

Los habitantes han expresado su preocupación por la fumigación de cultivos, argumentando que numerosos niños mostraban "muy altos niveles" de glifosato, un herbicida químico, en análisis de orina.

Pero la medida generó la oposición de algunos agricultores locales, que insistieron en que el pesticida era necesario para mantener los cultivos y denunciaron que no fueron consultados.

Francia presionó para prohibir en la Unión Europea (UE) el glifosato, que se encuentra en el herbicida Roundup vendido por la multinacional Monsanto, en mitad de una creciente preocupación de los consumidores sobre su impacto en la salud.

El país es uno de los mayores consumidores del herbicida en la UE, utilizado en cultivos alimenticios así como en céspedes de parques públicos y en la silvicultura.

La Organización Mundial de la Salud consideró que el glifosato era "probablemente cancerígeno".

El asunto de la contaminación química se ha introducido poco a poco en la agenda política en Francia, a medida que los electores están cada vez más preocupados por la degradación medioambiental y el cambio climático.




Te puede interesar