Desde Macquarie Harbour (Australia) (AFP)

Socorristas australianos ante la dura tarea de ocuparse de las ballenas muertas

Después de varios días en aguas heladas en medio de los gritos de cientos de ballenas piloto que morían en una bahía de la isla de Tasmania, en Australia, los socorristas empezaron este viernes a evacuar los cadáveres.

Australia, environment, animal, whales
Los rescatistas trabajan para salvar a una ballena en una playa en el puerto de Macquarie, en la costa oeste de Tasmania, el 25 de septiembre de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Después de varios días en aguas heladas en medio de los gritos de cientos de ballenas piloto que morían en una bahía de la isla de Tasmania, en Australia, los socorristas empezaron este viernes a evacuar los cadáveres.

Con grandes esfuerzos, 94 de los 470 animales encallados en el puerto de Macquarie, en Tasmania, fueron rescatados por unas 100 personas, incluyendo especialistas en protección ambiental y voluntarios entrenados.

Se trata del encallamiento más grande jamás registrado en Australia, dijo a los periodistas Kris Carlyon, un biólogo marino empleado por el gobierno de Tasmania.

"Asistimos a algo único", dijo el biólogo, señalando que son inusuales este tipo de operaciones de rescate en el mar.

noticia
Tasmania (AFP/AFP)

Sin embargo, los encallamientos de cetáceos ocurrieron otras veces en la historia, tanto en Australia como en otras partes del mundo.

Parques Naturales de Tasmania revisaron el viernes la cifra de animales muertos de 380 a 350 y los socorristas esperaban salvar hasta 20 más.

Las tareas del viernes se centraron en cómo deshacerse de los cadáveres lo más rápido posible por temor a que su descomposición dañe el medio ambiente del puerto de Macquarie, interrumpa el tráfico de barcos o atraiga a los tiburones.

Se pusieron a prueba distintas soluciones, como remolcarlos mar adentro y luego soltarlos para que se hundan en aguas más profundas.

- "Momentos difíciles" -

"Hay momentos difíciles (...) con la sensación de que esto nunca se acaba" dijo a la AFP Josh Gourlay, voluntario de Wildcare.



"Cuando ves cómo era antes y cómo es ahora, piensas: 'En realidad, lo hemos hecho muy bien", añadió.

Desde el comienzo de esta semana, los socorristas desafiaron la lluvia implacable, los vientos fuertes y las aguas heladas durante varias horas al día para tratar de salvar el mayor número posible de ballenas piloto mientras luchaban por sobrevivir.

Los esfuerzos de este equipo, formado por personas acostumbradas a ayudar a los animales en situaciones difíciles, fueron inmensos: "Casi tienes que tener la piel tan dura como la de una ballena para estar allí", dijo Gourlay.

Las ballenas piloto pueden tener hasta seis metros de largo y pesar una tonelada.

Pertenecen a una especie conocida por ser particularmente sociable y algunos animales se resistieron a los esfuerzos de los socorristas y trataron de reunirse con sus familias después de ser liberados, lo que los llevó a huir por segunda vez.

Las razones por las que los cetáceos a veces se encallan en masa de esta manera siguen siendo un misterio, incluso para los científicos que llevan estudiando este fenómeno desde hace décadas.

Algunos creen que los animales podrían haberse desviado de su ruta, atraídos por la comida cerca de la costa, o haber seguido a uno o dos de ellos que se habrían perdido.

Aunque algunas ballenas piloto se quedaron varadas de nuevo, "tenemos la esperanza de que se recuperarán de este acontecimiento estresante", dijo Carlyon. "Lo ideal sería que se reagruparan, se reconectaran y se recuperaran".

Los socorristas siguen siendo optimistas a pesar del costo emocional de esta operación", según Gourlay.

"Escuchar el llanto es probablemente la parte más difícil", dijo, y admitió que será difícil olvidar los llantos de los pequeños que fueron separados de sus madres. "No puedes salvarlos a todos, eso es seguro... hay que ser positivo", aseguró.

#Australia #Environment #Animal #Whales


Te puede interesar


Quantcast