Desde Quito (AFP)

Papa lanza desde Ecuador SOS ambiental y previene contra "liderazgos únicos"

El papa previno el martes desde Ecuador sobre la tentación de los "liderazgos únicos" y lanzó un llamado a no ignorar a la "madre Tierra" al invocar su encíclica verde en la gira por Sudamérica, una región afectada por el cambio climático.

Papa, Latam, Ecuador, religión
El Papa Francisco saluda desde el papamóvil en Quito el 7 de julio de 2015 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El papa previno el martes desde Ecuador sobre la tentación de los "liderazgos únicos" y lanzó un llamado a no ignorar a la "madre Tierra" al invocar su encíclica verde en la gira por Sudamérica, una región afectada por el cambio climático.

Francisco ofició temprano una homilía centrada en la tarea evangélica -a la que llamó "nuestra revolución- ante 900.000 fieles que se reunieron en el parque Bicentenario, y a la que asistió el presidente Rafael Correa, acosado desde hace un mes por protestas que exigen su salida del poder.

En su mensaje, volvió a pedir diálogo, unión e inclusión en medio de las diferencias. "La inmensa riqueza de lo variado (...) nos aleja de la tentación de propuestas más cercanas a dictaduras, ideologías o sectarismos", afirmó el líder de los católicos.

En ese sentido, instó a "luchar por la inclusión a todos los niveles" y promover el "diálogo", en un mensaje que calza con el convulso presente político de Ecuador, primera parada de la gira de Francisco que también lo llevará a Bolivia y Paraguay. El presidente de Haití, Michel Martelly, también concurrió al acto religioso.

noticia
El papa Francisco (C) se abre paso entre la multitud a su llegada al parque Bicentenario para oficiar una misa en el marco de su gira latinoamericana, el 7 de julio de 2015 en Quito (AFP/AFP)

Correa enfrenta las mayores protestas en ocho años de gobierno, a raíz de sus políticas de corte socialista que son rechazadas por empresarios y sectores de clase media y alta, que también le adjudica un estilo prepotente y autoritario.

El papa argentino evocó el grito libertario de hace 200 años en América Latina y sugirió ese lema sólo se concretó cuando salieron de escena los líderes que se creían únicos. "A aquel grito de libertad (...) no le faltó convicción ni fuerza, pero la historia nos cuenta que sólo fue contundente cuando dejó de lado los personalismos, el afán de liderazgos únicos", advirtió.

- No dar la espalda a la madre Tierra -

Después de la misa, Francisco se reunió con maestros y alumnos jesuitas, ante de quienes invocó por primera vez su celebrada encíclica verde, publicada el 18 junio, en la que advierte sobre la amenaza del calentamiento global a causa del modelo consumista.

"Hay algo que es claro, no podemos seguir dándole la espalda a nuestra realidad, a nuestros hermanos, nuestra madre Tierra", afirmó el papa, en el penúltimo día de su visita a Ecuador.

Francisco aludió al daño ambiental y consideró que "no es lícito ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor como si determinadas situaciones no existiesen o no tuvieran nada que ver con nuestra realidad".

"Ya no es una mera recomendación, sino como una exigencia que nace por el daño que le provocamos como causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en la Tierra", afirmó.

En la gira que lo trajo de regreso a su cuna sudamericana tras el viaje a Brasil en 2013, Francisco visita países que contaminan relativamente poco pero que sufren los efectos del calentamiento global, como el descongelamiento de los glaciares tropicales andinos en Ecuador y Bolivia.

Durante su intervención ante varios miles de invitados, Francisco se interrogó: "Esta Tierra la hemos recibido como herencia, como un don, como un regalo. Qué bien nos hará preguntarnos: ¿Cómo la queremos dejar?".

El lunes, el papa reunió a 800.000 fieles en Guayaquil (suroeste), y según el gobierno 900.000 personas llegaron este martes al parque Bicentenario de Quito.

El miércoles Francisco cerrará su viaje con visitas a un asilo y al santuario de la Virgen de El Quinche, en las afueras de Quito. Hacia el mediodía partirá a Bolivia.

En su paso por Quito y Guayaquil, Francisco ha intentado bajar la temperatura de un Ecuador caldeado por protestas con varios llamados al fin de las diferencias y la preservación de la unidad.

"De una manera indirecta ha dicho al presidente que tome en cuenta que hay gente que no tiene las mismas ideas, está pidiendo que cambien de alguna manera ciertas cosas que la gente no está de acuerdo", dijo a la AFP Felipe Lascano, un universitario de 22 años, quien escuchó al papa en el parque Bicentenario.




Te puede interesar



Este sitio usa imágenes de Depositphotos