Desde Nueva York (AFP)

Nuevo acuerdo amistoso entre Nueva York y 3 distribuidores de medicamentos opiáceos

El estado de Nueva York anunció el martes un nuevo acuerdo amistoso por 1.100 millones de dólares con tres grandes distribuidores estadounidenses de medicamentos acusados de contribuir a la crisis de los opiáceos.

industrie, pharmacie, justice, USA, toxicomanie, entreprises
Comprimidos de medicamentos opiáceos fotografiados el 18 de septiembre de 2019 en Washington DC - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El estado de Nueva York anunció el martes un nuevo acuerdo amistoso por 1.100 millones de dólares con tres grandes distribuidores estadounidenses de medicamentos acusados de contribuir a la crisis de los opiáceos.

El acuerdo fue anunciado por la fiscal general del estado, Letitia James, con los distribuidores McKesson, Cardinal Health y Amerisource Bergen.

Otro acuerdo más amplio entre Johnson & Johnson y varios estados del país y comunidades locales por unos 26.000 millones de dólares, en negociaciones desde octubre de 2019, estaría a punto de ser concluido, según fuentes anónimas citadas por el New York Times.

El acuerdo logrado por Nueva York este martes -el mayor obtenido hasta ahora por el estado, particularmente agresivo en la demanda contra empresas acusadas de contribuir a la crisis de los opiáceos- permite a los tres distribuidores retirarse del juicio en su contra en curso en Long Island.

La fiscal ya había anunciado en junio un acuerdo con Johnson & Johnson por 230 millones de dólares que también permitió a esta compañía evitar un juicio en Long Island.

La promoción agresiva de medicamentos contra el dolor muy adictivos desde mediados de la década de 1990 es considerada por muchos como el desencadenante de la crisis de los opiáceos.

Grandes laboratorios -comenzando por Purdue, actualmente en cesación de pagos, Johnson & Johnson, Teva, Allergan o Endo- son blanco de demandas civiles, al igual que los principales distribuidores en Estados Unidos, redes de farmacias y médicos.

La crisis de los opiáceos ha provocado más de 500.000 muertes por sobredosis en 20 años en Estados Unidos, y se agravó durante la pandemia de coronavirus: más de 93.000 personas murieron por sobredosis ligadas en gran parte a los opiáceos en 2020, según estadísticas publicadas el miércoles pasado.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos