Desde Dundalk (Irlanda) (AFP)

Los comerciantes de la frontera irlandesa tratan de contrarrestar el Brexit

Poca gente en Reino Unido ha sentido tanto el impacto del referéndum sobre la Unión Europea como los tenderos de Dundalk, una tranquila ciudad irlandesa de 37.000 personas en la frontera con Irlanda del Norte.

Irlanda, GB, moneda, comercio, UE
Unos billetes de euro y unos cupones utilizados como alternativa a la moneda para impulsar el comercio local, fotografiados el 1 de diciembre de 2016 en una máquina registradora de un café de Dundalk, Irlanda, en la frontera con Irlanda del Norte - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Poca gente en Reino Unido ha sentido tanto el impacto del referéndum sobre la Unión Europea como los tenderos de Dundalk, una tranquila ciudad irlandesa de 37.000 personas en la frontera con Irlanda del Norte.

La caída de la libra esterlina hizo que muchos vecinos cruzaran la frontera con la región británica de Irlanda del Norte para hacer sus compras, un movimiento que se ha intensificado a medida que se ha ido acercando la Navidad.

Mientras los políticos tratan de imaginar en qué consistirá la salida británica de la Unión Europea, los comerciantes de Dundalk han empezado la pelea con unos cupones que sirven como moneda alternativa para impulsar el comercio local.

"Esos cupones permiten a las empresas dar a sus empleados hasta 500 euros (520 dólares) de prima navideña libres de impuestos y así ganan las empresas, los empleados y los comercios locales", dijo a la AFP Michael Gaynor, de la Cámara de Comercio local.

noticia
Michael Gaynor, presidente de la Cámara de Comercio de Dundalk, el 1 de diciembre de 2016 en una calle de esta ciudad irlandesa en la frontera con Irlanda del Norte (AFP/AFP)

La libra es un 10% más barata respecto al euro desde el referéndum del 23 de junio.

Estos cupones se imprimen en valores de 5, 10, 20 y 50, como si fueran billetes, y se aceptan en las más de 200 tiendas de Dundalk, de joyerías a cafés.

Ya se han vendido 300.000 euros en cupones y la Cámara de Comercio irlandesa espera que la cifra suba hasta el medio millón cuando acaben las fiestas navideñas, a principios de enero.

- 'Vale la pena hacer el viaje' -

La frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte promete ser una parte central de las negociaciones del Brexit y muchos temen el regreso de los controles fronterizos estrictos de los años de plomo del conflicto norirlandés.

Actualmente, la frontera está abierta y la vuelta al pasado sería "altamente problemática", incluyendo para muchos norirlandeses que trabajan en Dundalk, dijo Gaynor.

Un sondeo reciente de Red C señaló que el 56% de los compradores de condados fronterizos irlandeses iba a viajar a Irlanda del Norte para hacer sus compras navideñas y un informe de Goodbody Stockbrokers mostró que el tráfico de vehículos del sur al norte los sábados por la mañana se había incrementado tras el referéndum.

Pese a los llamamientos, los habitantes de Dundalk siguen pensando en sus bolsillos.

"Los juguetes en el norte son más baratos y hay más variedad, vale la pena hacer el viaje para encontrar algo diferente y ahorrar unos euros", explicó Chris Cumiskey, una ama de casa que cifró en un 25% el dinero que ahorraba comprando comida en la ciudad norirlandesa vecina de Newry.

Eugene Kelly, un desempleado, estimó que "al final, uno va donde están las oportunidades".

Lorraine Prenty, una ejecutiva de recursos humanos, dijo que prefería seguir comprando localmente, pero constató el éxodo respecto a las pasadas navidades.

"Este año en Dundalk no hay la misma gente ni el mismo tráfico", afirmó.

Gaynor se mostró optimista, asegurando que la reciente y leve recuperación de la libra había evitado el siniestro total.

"Conseguimos capear el temporal, al menos por ahora", afirmó.



Te puede interesar