Desde Londres (AFP)

Londres suspende nuevas ventas a Riad de armas que puedan usarse en Yemen

El gobierno británico anunció el jueves que suspenderá la entrega de nuevas licencias de venta de armas a Arabia Saudita que puedan ser utilizadas en el conflicto de Yemen, tras una decisión judicial que llamó al ejecutivo a "reconsiderar" sus prácticas.

GB, gobierno, diplomacia, armas
El ministro británico de Comercio Internacional, Liam Fox, el 11 de junio de 2019 en Londres - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El gobierno británico anunció el jueves que suspenderá la entrega de nuevas licencias de venta de armas a Arabia Saudita que puedan ser utilizadas en el conflicto de Yemen, tras una decisión judicial que llamó al ejecutivo a "reconsiderar" sus prácticas.

Arabia Saudita interviene militarmente en el vecino Yemen desde 2015, liderando una coalición regional de apoyo a las fuerzas progubernamentales contra los rebeldes hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán.

Ese conflicto dejó decenas de miles de muertos, en su mayoría civiles, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Unos 3,3 millones de personas siguen desplazadas y 24,1 millones -más de dos tercios de la población- necesitan asistencia, afirma la ONU calificándola como la peor crisis humanitaria en el mundo.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian la venta de armas por fabricantes extranjeros como una violación del derecho humanitario internacional.

El jueves, respondiendo a un recurso de la oenegé Campaign Against Arms Trade (CAAT), el Tribunal de Apelaciones de Londres consideró que el ejecutivo británico "no evaluó si la coalición liderada por Arabia Saudita cometió violaciones del derecho internacional humanitario en el pasado durante el conflicto en Yemen".

Este fallo "no significa que las licencias para exportar armas a Arabia Saudita deban ser suspendidas inmediatamente", precisó el juez Terence Etherton, pero pidió al gobierno británico que "reconsiderase" sus prácticas.

Bajo la presión judicial, Londres anunció que no está de acuerdo con el fallo e intentará apelar. No obstante, "mientras tanto, no concederemos nuevas licencias (de venta de armas) a Arabia Saudita y a sus socios de coalición que puedan ser utilizadas en el conflicto de Yemen", anunció el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox.

- Riad, importante socio comercial -

El viceministro saudita de Relaciones Exteriores, Adel al Jubeir, reaccionó en rueda de prensa en Londres, donde se encontraba de visita, asegurando que esta "decisión de la justicia tiene más que ver con el procedimiento que con la substancia" y que "el gobierno británico tendrá que hacer los cambios necesarios" para proseguir con su comercio de armas.

Al Jubeir aseguró asimismo que cesar las ventas de armas a Arabia Saudita "solo beneficiará a Irán" país con un "comportamiento agresivo".

A finales de marzo, uno de los grandes socios europeos de Reino Unido, Alemania, prolongó durante seis meses, hasta el 30 de septiembre, su decisión de congelar las ventas de armamento a Riad, pese a la presión de británicos y franceses para que levantase dicha moratoria, decidida en octubre de 2018 tras el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

En parte como consecuencia de esa decisión, el consorcio aeroespacial europeo Airbus -en el que participan Francia, Alemania, España y Reino Unido- vio su beneficio neto caer en el primer trimestre. En abril, el grupo anunció un beneficio neto de 40.000 millones de euros, en retroceso interanual de 86%, con el "impacto negativo de 190 millones de euros inducido por la suspensión prolongada de licencias de exportación de materiales de defensa a Arabia Saudita por el gobierno alemán".

En septiembre, el gobierno español del socialista Pedro Sánchez canceló la entrega de 400 bombas guiadas por láser a Arabia Saudita. Sin embargo, después su ejecutivo decidió seguir adelante con un contrato con Riad por 1.800 millones de euros para suministrarle cinco buques de guerra, fabricados en sus astilleros de Andalucía, una región fuertemente golpeada por el desempleo.

Arabia Saudita es un socio comercial clave para Madrid y Sánchez explicó haber actuado "en la defensa de los intereses de España, del trabajo de sectores estratégicos, muchos de ellos situados en zonas muy afectadas por el drama del desempleo".

Después, en diciembre, su ejecutivo aprobó un contrato con Riad por 4.325 millones de euros (4.914 millones de dólares) hasta 2032 para la fabricación de cinco fragatas F-110 en la región de Galicia.



Te puede interesar