Desde Estocolmo (AFP)

La respuesta de Suecia al covid-19 fue "lenta" e "insuficiente", según una comisión

Suecia aportó una respuesta inicial "insuficiente" y "lenta" contra la epidemia del covid-19, aseguró este viernes una comisión independiente encargada de investigar la gestión de la crisis en este país.

Suecia, epidemia, virus, salud
Celebración en el centro de Estocolmo el 29 de septiembre de 2021 del fin de las restricciones adoptadas por el gobierno sueco para frenar los contagios de coronavirus - AFP/Tt News Agency/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Suecia aportó una respuesta inicial "insuficiente" y "lenta" contra la epidemia del covid-19, aseguró este viernes una comisión independiente encargada de investigar la gestión de la crisis en este país.

"La gestión de la pandemia en Suecia se caracterizó por su lentitud (...), las medidas iniciales de protección contra la infección fueron insuficientes para frenar o incluso reducir fuertemente la propagación en el país", afirmó la comisión en un comunicado, que subrayó errores en los test y el seguimiento de casos.

La comisión hizo estas declaraciones tras la publicación de un informe preliminar sobre el estado de preparación del país, los servicios de salud y los sistemas de control de infecciones en los primeros meses de la pandemia.

Este país nórdico se distinguió en la crisis del coronavirus por la ausencia de un confinamiento y por una estrategia basada en consejos en lugar de medidas coercitivas, con una presencia escasa de mascarillas en el espacio público.

La "intervención no farmacéutica del país, sobre todo durante la primavera de 2020, consistió casi exclusivamente en consejos generales y en recomendaciones de la Agencia de salud Pública", que la población debía seguir de manera voluntaria, indicó la comisión.

No obstante, en los momentos más críticos de la crisis sanitaria el gobierno sueco adoptó algunas restricciones, como una limitación primero de 500 y luego de 50 del número de personas en el espacio público y también prohibió el acceso a las residencias de ancianos en abril de 2020.

Aunque la estrategia sueca generó polémica, esta se caracterizó por buscar el equilibrio entre el control de la pandemia y la salud mental de la ciudadanía, a diferencia de la multiplicación de confinamientos y restricciones en la mayoría de países europeos.

Pese a adoptar menos restricciones que la mayoría de gobiernos del Viejo Continente, Suecia "aparece como un país europeo con un número de muertos en la media europea".

Según datos oficiales, 15.025 personas murieron a causa del coronavirus en este país con 10,3 millones de habitantes, una cifra sensiblemente superior a la de otros Estados escandinavos, como Finlandia o Noruega.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos