Desde Río de Janeiro (AFP)

La inflación repunta en Brasil, pero menos de lo esperado

La inflación de Brasil en abril repuntó a 0,22% respecto a marzo, pero por debajo de las expectativas del mercado, acentuando la presión para un nuevo recorte de la tasa de interés en una economía que tarda en despegar.

Brasil, indices, inflación
- AFP/
Anterior Siguiente

La inflación de Brasil en abril repuntó a 0,22% respecto a marzo, pero por debajo de las expectativas del mercado, acentuando la presión para un nuevo recorte de la tasa de interés en una economía que tarda en despegar.

El alza de precios (índice IPCA) divulgado este jueves por el instituto de estadísticas IBGE es más elevado que el de marzo (0,09%) y que el de abril de 2017 (0,14%). La expectativa del mercado era de un aumento de 0,31%, según la última encuesta Focus realizada semanalmente por el Banco Central (BCB).

De enero a abril, el índice subió 0,92%, frente a 1,10% en el mismo periodo de 2017. Es el más bajo para ese periodo desde el lanzamiento del Plan Real contra la hiperinflación lanzado en 1994.

En el acumulado de doce meses, el alza de precios llegó a 2,76%, manteniéndose por debajo del piso de 3% fijado en la meta anual del BCB, cuyo centro es de 4,5%.

noticia
Inflación en Brasil (AFP/AFP)

Loa datos de abril "sorprendieron a los agentes del mercado", principalmente por el débil aumento del precio de los alimentos (0,09%), que "esperábamos fuese un poco más alto", dijo a la AFP el economista Wellington Ramos, de la consultora Austin Rating.

En abril la mayor alza de precios se registró en el ramo de salud (+0,91%). El precio de los transportes permaneció sin variación.

El mercado prevé una inflación de 3,49% este año. En enero, la expectativa era de 3,95%.

En 2017, el alza de precios fue de 2,95%, en una rápida contracción después de dos años de recesión económica conjugada con altos índices de precios.

- Una economía "letárgica" -

La débil inflación de Brasil llevó al BCB a reducir en marzo su tasa básica a 6,50%, su mínimo histórico. La mayoría de los analistas prevé una nueva reducción, de 0,25 puntos porcentuales (a 6,25%), en la reunión que la institución llevará a cabo el miércoles próximo.

Pero en los últimos días surgieron dudas sobre la pertinencia de un nuevo recorte, en momentos en que el real sufre una fuerte depreciación frente al dólar.

El billete verde llegó a negociarse el miércoles a 3,60 reales, su máxima cotización desde mayo de 2016.

La devaluación del real podría crear presiones inflacionarias inesperadas, debido al encarecimiento de los insumos importados.

Y una nueva baja de las tasas, en ese contexto, podría frenar la entrada de dólares, que buscarían activos más rentables y seguros que Brasil. La mayor economía latinoamericana celebrará en octubre elecciones generales, sin que hasta ahora ningún candidato promercado se haya destacado con fuerza.

Pero esos riesgos no parecen inmediatos, ante el bajo nivel de inflación y el estado de una economía "letárgica", afirmó Wellington Ramos.

El crecimiento es "aún muy bajo, mucho menor de lo que muchos esperaban, la situación es bastante letárgica" y eso se refleja en los elevados índices de desempleo y en el consumo, afirmó el economista.

El PIB de Brasil creció 1% en 2017. El gobierno prevé un crecimiento de 3% este año, pero las expectativas del mercado se degradaron en las últimas semanas y estiman que se limitará a 2,70%.

El desempleo creció en los últimos tres meses, para situarse a fines de marzo en 13,1%.



Te puede interesar