Desde Lima (AFP)

La defensora del medio ambiente peruana denuncia agresión de una minera

Máxima Acuña, la campesina peruana ganadora este año del premio Goldman por su defensa al medio ambiente, denunció haber sido agredida por guardias de Yanacocha, la minera con la que mantiene un largo litigio por tierras y que rechazó las acusaciones.

gobierno, medioambiente, Perú, minería
La campesina peruana Máxima Acuña el 25 de abril de 2016 en Lima - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Máxima Acuña, la campesina peruana ganadora este año del premio Goldman por su defensa al medio ambiente, denunció haber sido agredida por guardias de Yanacocha, la minera con la que mantiene un largo litigio por tierras y que rechazó las acusaciones.

Según Isidora Chaupe, hija de Máxima, agentes de seguridad de Yanacocha -controlada por la estadounidense Newmont- entraron el domingo al terreno de la familia, sin autorización. Cuando Máxima y su esposo Jaime reclamaron, no les permitieron avanzar para dialogar.

"Fue en ese momento que atacaron violentamente a Máxima y a Jaime, recibiendo Máxima Acuña fuertes golpes en el cuerpo y su cabeza, dejándola gravemente herida", detalla Grufides -una ONG medioambiental- citando a Isidora.

El portal de internet del diario La República difundió un video con la campesina en una camilla de hospital. "Me han, aventado, me han empujado, me han agarrado del brazo... me duele", dice Máxima, de 46 años, entre quejidos.

Los hechos ocurrieron en el sector de Tragadero Grande, región Cajamarca, un zona de los Andes rica en oro pero también de manantiales y lagunas. Máxima asegura ser propietaria de una porción de estos territorios, pese a que la minera dice haber comprado todo a la comunidad a mediados de la década del 90. El litigio mantiene a Máxima en una especie de cerco, con permanentes escaramuzas.



Yanacocha negó que sus agentes agredieran a Acuña y a su esposo. En un comunicado, aseguró que lo que hizo fue retirar los cultivos que los campesinos habían colocado en territorio de propiedad de la minera, donde no tenían autorización para sembrar.

"La familia Chaupe no podía sembrar a tres cuadras de la casa que ocupan, y se limpió el terreno sin agredir", escribió en Twitter el representante de comunicaciones de Yanacocha, Roberto del Águila. "No se agredió ni a la señora ni a su esposo", agregó.

Yanacocha difundió un video en donde una veintena de guardias privados, con de cascos y escudos, bloqueaban el paso a dos campesinos -aparentemente de la familia Chape- al terreno en cuestión, mientras unos trabajadores removían los cultivos. Los agricultores luchaban por expulsarlos con piedras y palos, pero no consiguieron su cometido. El video termina cuando ambos parecen retirarse, en medio de gritos.

En el sector en litigio se planeaba realizar Conga, un proyecto que contemplaba el trasvaso de cuatro lagunas, con depósitos de oro. Las comunidades de la zona se opusieron alegando posibles daños al medio ambiente. En 2012 se desató una protesta que dejó cinco muertos y todo se paralizó.

La oposición de Máxima tuvo un papel relevante. Los enfrentamientos con la minera han sido violentos y en el camino fue hasta sentenciada a tres años de cárcel, pero a fines de 2014 la justicia anuló la sentencia y consideró que ella no usurpaba ningún terreno.

#Gobierno #Medioambiente #Perú #Minería


Te puede interesar


Quantcast