Desde Pumanque (Chile) (AFP)

Feroces incendios forestales acorralan la zona central de Chile

Azotada por las llamas, la región chilena de O'Higgins despertó este sábado con más de 45.000 hectáreas devastadas y dos de sus provincias bajo "estado de catástrofe", en medio del combate nacional a unos incendios forestales considerados los más destructivos en décadas.

Chile, incendio, agricultura, turismo, medioambiente
Bomberos trabajan para apagar un incendio en Pumanque, una región ubicada a 140 kilómetros de Santiago de Chile, el 21 de enero de 2017 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Azotada por las llamas, la región chilena de O'Higgins despertó este sábado con más de 45.000 hectáreas devastadas y dos de sus provincias bajo "estado de catástrofe", en medio del combate nacional a unos incendios forestales considerados los más destructivos en décadas.

Mientras comienzan a llegar recursos adicionales a las brigadas de emergencias en la zona, unas 200 personas fueron evacuadas y una treintena de casas están afectadas en las provincias de Cardenal Caro y Colchagua (O'Higgins), según informó la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

"Esto es una especie de terremoto que está ocurriendo en esta región, afecta a una superficie muy extensa de unas 45.000 hectáreas", comentó el ministro de Agricultura, Carlos Furche, que llegó a recorrer la zona, a radio Cooperativa.

La situación dramática de ambas provincias obligó el viernes a la presidenta Michelle Bachelet a decretar el estado de catástrofe para el área.

noticia
Vista de un incendio que afecta a Pumanque, una región localizada a 140 kilómetros de Santiago de Chile, el 21 de enero de 2017 (AFP/AFP)

Pese a la extensión de la zona arrasada, "no hay gran cantidad de damnificados en términos de vivienda, pero si en términos económicos", porque la devastación de los recursos agrícolas en la zona es total, dijo a la AFP Josefina López, funcionaria de Onemi O'Higgins.

Para las comunas de Cauquenes y Vichuquen, en la región del Maule (centro), rige el mismo decreto, que suma a los militares a la lucha contra los siniestros.

Asimismo, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) resolvió el viernes solicitar ayuda internacional para combatir las llamas.

"El apoyo externo está centrado en obtener aviones y helicópteros", equipados para ayudar en el combate del fuego, comentó el ministro del Interior, Mario Fernández, pasado el mediodía de este sábado en Santiago.

Bachelet se puso al frente de las reuniones esta mañana antes de recibir al presidente francés, François Hollande, que se solidarizó con la situación que enfrenta el país.

-Devastador-

Con pequeños pueblos dispersos en un gran territorio, la región de O'Higgins es una zona compleja para el combate de los incendios.

El gobierno también decretó "emergencia agrícola" en las zonas declaradas en estado de catástrofe.

"Es una situación muy dramática, no cabe dudas que el incendio es devastador y sus consecuencias se verán cuando termine de apagarse", comento Furche.

El funcionario aseguró que se dará apoyo a los damnificados y adelantó que "hay muchos pequeños productores que han perdido sus forrajes, parte de su ganado, sus colmenas", casi todo.

-Escenas dantescas-

La ola de calor que afecta a toda la región central de Chile, incluido Santiago, sumada a la sequía que soporta la zona hace varios años, facilita la propagación de las llamas entre quebradas y cerros.

Imágenes de llamas de varios metros de alto y de vecinos combatiendo el fuego con ramas dan forma a las alarmantes escenas reproducidas por los medios locales.

Los parques nacionales ubicados entre las regiones de Coquimbo y Biobío (sur) fueron cerrados para evitar incidentes que propicien el avance de los incendios.

El infierno de las llamas tocó temprano las puertas de Chile y la temporada de incendios se adelantó con varios incendios forestales desatados en noviembre, mientras que el 2 de enero un incendio en la portuaria Valparaíso arrasó con más de 200 viviendas y se saldó con una veintena de heridos.

Mientras, el fin de semana pasado, tres brigadistas murieron y otros tres resultaron heridos de gravedad cuando combatían un incendio en la comuna de Vichuquén (Maule).

En Santiago, la huella de los incendios se deja ver en el aire inundado de humo que se sumó en los últimos días a la polución habitual, en una de las ciudades más contaminadas de América Latina.

Las hectáreas arrasadas por incendios forestales ya suman más de 100.000 en todo el país, en una temporada en la que la sequía crónica que viven el norte y centro de Chile y las altas temperaturas cooperaron con la expansión de los siniestros. Más del 90% de los casos fue provocado por la acción humana.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos