Desde Washington (AFP)

En plena ofensiva conservadora, Nevada y Vermont protegen derecho a abortar

Los estados de Nevada y Vermont se aprestan a aprobar leyes que protegen el acceso al aborto, a contravía de las medidas ultrarrestrictivas aprobadas por varios estados conservadores de Estados Unidos.

USA, avortement, politique, justice
Manifestantes pro derecho al aborto frente a la Corte Suprema de Estados Unidos, en Washington DC, el 21 de mayo de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los estados de Nevada y Vermont se aprestan a aprobar leyes que protegen el acceso al aborto, a contravía de las medidas ultrarrestrictivas aprobadas por varios estados conservadores de Estados Unidos.

Estos enfoques contradictorios amenazan con reforzar las grandes disparidades que ya existen en Estados Unidos en materia de acceso al aborto.

El legislativo de Nevada (oeste), el único del país donde las mujeres constituyen mayoría, aprobó el martes en segunda discusión una reforma que despenaliza la venta sin prescripción de medicamentos que inducen el aborto y las interrupciones "artesanales" del embarazo.

En la actualidad, abortar por medios propios se castiga con entre uno y 10 años de cárcel.

El texto también establece que los médicos no están en obligación de explicar el "impacto físico y emocional" de un aborto en su paciente, ni revelar su edad o estado civil.

Este proyecto de ley debe regresar al Senado de Nevada para su aprobación definitiva, antes de ser promulgado por el gobernador, el demócrata Steve Sisolak.

Por su parte, los legisladores de Vermont (noreste), consagraron en una ley que el aborto es un "derecho fundamental" y que está prohibido a cualquier "entidad pública" restringirlo.

Este estado, que tiene un marco legal muy flexible para las interrupciones voluntarias del embarazo, quiere asegurarse de que las agencias federales nunca lo limitarán.

El gobernador republicano, Phil Scott, dijo el martes que no vetaría el texto.

Las leyes pretenden contrarrestar el endurecimiento que ha experimentado la legislación sobre el tema en cerca de 15 estados conservadores.

"Los derechos de las mujeres están siendo amenazados en todo el país por políticos extremistas", expresó la legisladora demócrata Shea Backus durante los debates de Nevada.

"Estas leyes draconianas no tienen nada que hacer en una sociedad libre", agregó, citada por el Reno Gazette Journal.

Alabama promulgó recientemente una ley que equipara aborto con homicidio y otorga hasta 99 años de prisión a los médicos que lo realicen, sin excepciones en casos de violación o incesto.

Seis estados, incluidos Georgia y Mississippi, han prohibido la práctica desde el momento en que se puede detectar el latido fetal (en torno a las seis semanas de gestación). De su lado, Misuri lo prohíbe a partir de las ocho semanas.

Estas leyes contradicen lo que dicta la corte Suprema de Estados Unidos, que en 1973 legalizó el aborto al fallar en un caso conocido como Roe v. Wade. Por tanto, es previsible que sean invalidados por la máxima corte.

Pero sus impulsores apuestan a que se reabra el debate en esa instancia, que ahora cuenta con una mayoría de jueces conservadores, con los dos últimos nombrados por Donald Trump, para revertir su decisión.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos