Desde Londres (AFP)

El grupo propietario de Iberia, indignado por el coste de la ampliación de Heathrow

El International Airlines Group (IAG), propietario entre otras de Iberia y British Airways, criticó el miércoles la disparada en el coste del controvertido proyecto de construcción de una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow y un alza previsible del precio de los billetes.

GB, inversión, turismo, aviación
- AFP/
Anterior Siguiente

El International Airlines Group (IAG), propietario entre otras de Iberia y British Airways, criticó el miércoles la disparada en el coste del controvertido proyecto de construcción de una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow y un alza previsible del precio de los billetes.

"Los costes preliminares están descontrolados y los costes totales de la extensión no fueron revelados", declaró en un comunicado el director general de IAG, Willie Walsh, que no oculta su oposición a este proyecto.

IAG afirma que el proyecto ya ha costado, incluso antes del inicio de las obras, 3.300 millones de libras (4.000 millones de dólares, 3.600 millones de euros), pese que la estimación oficial era de 915 millones de libras.

Según el grupo, el coste total superará los 32.000 millones de libras, muy por encima de los 14.000 millones previstos en un principio por el principal aeropuerto de Londres.

Este aumento se explica principalmente por el incremento de las limitaciones medioambientales y la complejidad de las obras de desarrollo de la red de carreteras.

"Pagar 3.300 millones de libras antes de recibir el permiso de construcción es irresponsable y es completamente inaceptable imponer la carga a los pasajeros", que tendrán que pagar más por sus billetes para financiar este aumento de los costes y, por lo tanto, de las tasas aeroportuarias, fustigó Walsh.

Principal aeropuerto de Europa, con 78 millones de pasajeros al año, Heathrow tiene previsto construir una tercera pista a partir de 2021, que estará operativa en 2026, con el objetivo de acoger a 130 millones de pasajeros al año.

El proyecto, muy criticado por su impacto en el medio ambiente y la calidad de vida de los residentes locales, debe ser financiado por los propietarios privados del aeropuerto, un consorcio que incluye al gigante español de las infraestructuras Ferrovial y a fondos de pensiones e inversión estadounidenses y chinos.




Te puede interesar