Desde Bogotá (AFP)

Ataque que causó derrame de crudo es una "estupidez" de FARC, según Santos

El ataque a un oleoducto en el suroeste de Colombia, que provocó un derrame de crudo hacia el océano Pacífico, es una "estupidez" y una "incoherencia" de la guerrilla FARC cuando se negocia la paz en Cuba, dijo este viernes el presidente Juan Manuel Santos.

Colombia, Ecuador, medioambiente, petróleo, conflicto, guerrilla
Un niño navega en un bote por el río Cunapi afectado por un derrame de crudo, el 12 de junio de 2015 en Tumaco, Colombia - AFP/DEFENSORIA DEL PUEBLO/AFP
Anterior Siguiente

El ataque a un oleoducto en el suroeste de Colombia, que provocó un derrame de crudo hacia el océano Pacífico, es una "estupidez" y una "incoherencia" de la guerrilla FARC cuando se negocia la paz en Cuba, dijo este viernes el presidente Juan Manuel Santos.

Durante una visita a la población de Tumaco, que quedó sin servicio de agua potable por la contaminación de varios ríos tras el ataque ocurrido el pasado domingo, Santos dijo a las FARC: "Sean coherentes, no sean cínicos, esto que están haciendo es una estupidez de un gran tamaño".

"Esto lo que hace es generar más rechazo de la población a este grupo guerrillero y más escepticismo a los diálogos", aseguró el presidente, que también dijo que el derrame de unos 10.000 barriles de crudo (equivalentes a 400.000 galones) en la zona "es el peor desastre ecológico que haya tenido el país".

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) negocian desde 2012 en Cuba un acuerdo de paz con el gobierno sin que se haya decretado una tregua en el terreno, y en las últimas semanas han incrementado su accionar con ataques a uniformados y contra infraestructuras energéticas.

Por el ataque contra el oleoducto Trasandino, ocurrido el pasado domingo en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, los 160.000 pobladores de Tumaco quedaron sin agua potable. Esto, luego de que un atentado previo -hace unas semanas contra una torre de energía- les dejara también sin luz por varios días.

Santos atendía este viernes la emergencia en la zona junto a un grupo de funcionarios de su gobierno, que se enfocan en llevar agua a la población mientras buscan contener el avance del crudo sobre el océano y varios ríos del área.

Autoridades ecuatorianas colaboran en el control del vertido, del que hasta el momento se han podido recoger unos 3.000 barriles de los 10.000 derramados, y además facilitan el envío de agua potable hacia Tumaco en barcos de la Armada colombiana.

"Quiero agradecerle de aquí al presidente (Rafael) Correa y a las autoridades ecuatorianas su colaboración", dijo también Santos este viernes, a la vez que estimó que la emergencia en la zona puede durar unos "45 días" y dejar consecuencias "permanentes" en el ambiente.

Otro ataque de las FARC a comienzos de junio, en el que guerrilleros obligaron a conductores de camiones a vertir casi 200.000 galones de crudo en una zona rural del departamento de Putumayo, también en el suroeste de Colombia, había causado ya graves daños ambientales en la región.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos