El Cerro Baúl en Torata

Impresionante y curiosa formación geológica donde se presupe habitaron antiguos personajes Wari. El perímetro de su cima aparece como cortado perpendicularmente, y su forma tiene semejanza con un baúl.


Cerro Baúl

 


El Cerro Baúl

Es una imponente formación geológica que se ha constituido en un silente testigo del tiempo y del espacio. Es un eterno vigilante y Apu tutelar de Yacango que se extiende en sus faldas imponentes y de Torata que aunque un poco más lejos, no deja de ser un callado guardián de sus bondades. Su nombre se debe a que el perímetro de su cima aparece cortado perpendicularmente, teniendo un gran parecido con un baúl, que es un mueble antiguo de uso común y popular y que aún conservan respetables familias.

Desde la carretera Moquegua a Cuajone se le divisa en toda su extensión. De su cumbre, ofrece todo un horizonte de novedades y multicolor paisaje de un verde esmeralda que llena de regocijo espiritual y despierta tanta belleza, un profundo amor a la naturaleza por ser una ofrenda maravillosa de la creación terrenal, que a pesar de los años, no deja de ser interesante y misteriosa. No es nada raro, en una tarde sol cuando el cielo está despejado, observar como si estuviesen cerca, el área volcánica de la ciudad de Arequipa que no viene a ser otra que una comunión divina entre el hombre y el entorno que lo rodea del cual aún es un extraño a pesar de tanta modernidad.

Es una curiosa elevación que tiene tan singular forma, la misma que según estudios realizados por el Dr. Patrick Ryan Williams, Director del proyecto Antropológico Cerro Baúl, sostiene que al expandirse la cultura Wari en la sierra peruana, llegaron al valle de Torata, alrededor del 600 d.C. y edificaron una colonia cuya capital estaba en la cima del Cerro Baúl.

Según los restos encontrados en su parte superior, están las ruinas de una ciudad de aproximadamente 10 hectáreas de superficie, con edificios de uno y dos pisos, centros de almacenamiento, extensas plazas ceremoniales. Fue un lugar para hacer rituales a sus sagradas divinidades, donde a la par se desarrollaba la vida en sus distintas formas y de acuerdo a sus costumbres y a la época en que les tocó vivir. También fue escenario de la resistencia de los Coshunas que encima del cerro se parapetaron y resistieron el ataque de las tropas de Mayta Cápac. En el siglo X u XI de nuestra era los Wari abandonaron el Cerro Baúl dejando enterrado la mayoría de los componentes más representativos de dicha civilización y en otros casos quebrados o la misma vez destruidos por el fuego conforme se ha verificado en las excavaciones realizadas en el mismo lugar.

Leyenda

A través de los años a cobrado mucha fuerza esa leyenda que se trasmite de generación en generación y que hasta los niños del lugar lo comentan, en la cual se cuenta que a media noche sale un toro de sus entrañas y en el cuello lleva una cadena de oro que le arrastra y baja a la carrera mugiendo y bufando levantando polvareda y se dirige al río a tomar agua y luego retorna a seguir siendo el custodio de las riquezas que alberga el cerro en sus entrañas.

Para otros lugareños, sin que sea un exceso de imaginación, actualmente lo toman como una alegoría esta acción y dicen que el toro y la pesada cadena de oro es la representación de la locomotora y sus vagones que ruidosamente se dirigen a Ilo llevando en su interior el preciado cobre en bruto para su procesamiento.

Fuente:   www.ujcm.edu.pe

 

Mapa



Otros Lugares cercanos »

Complejo Arqueológico de Pumacocha o Intihuatana »

El complejo arqueológico fue considerado como una zona residencial y de descanso del la élite Inca. Cuenta con una distribución de construcciones que a su vez, son atractivos puntuales. Entre ellas destacan un palacio, un torreón y los baños del inca (piedra de los trece águlos).

Santuario de Punkurí »

El nombre de esta Huaca fue punguchuco que significa Puerta y Chuco (sombrero). La construcción de éste edificio que comprende dos plataformas así como escalinatas, fue realizada con adobes, piedras en forma de lajas planas en menor porcentaje, unidos con mortero de barro.

Complejo Arquelógico de Choquequirao »

Los arqueólogos presumen que se trata de una de las tantas ciudadelas perdidas en Vilcabamba, donde los incas se refugiaron a partir de 1536. Choquequirao es un extraordinario complejo que fue construido en los últimos años del Imperio Inca (1471 ? 1527 d.C). Fue posiblemente uno de los puntos de control de ingreso a la región de Vilcabamba, y núcleo administrativo con funciones políticas, sociales y económicas.

Petroglifos La Pitaya »

Petroglifos en alto relieve según estudiosos tienen una antigüedad de 3 000 años, se pueden apreciar un total de 30 representaciones de flora, fauna y escenas de caza, realizado en piedras y rocas en un área de 100 m2.

Complejo Arqueológico Cerro Sechín »

Este lugar se asienta sobre la ladera de un cerro rocoso y su fachada muestra una pared cubierta de aprox 400 piedras labradas que representan dos columnas de guerreros aproximándose. Entre ellas se intercalan figuras de guerreros, personajes sacrificados o partes del cuerpo cercenadas.

Complejo Arqueológico de Caniche »

Es un gran complejo arqueológico pre-inca, en el que se observan construcciones circulares a base de piedras y lajas fijadas con mezcla de barro. Algunos muros alcanzan hasta los 12 m. de altura.