El nacimiento o pesebre

La ciudad de Belén estaba tan llena, que las posadas sólo daban albergue a quienes tenía dinero. Esto pues los visitantes solo acudían a la ciudad para empadronarse como lo ordenaba el emperador Augusto.



 

José, al notar que en las posadas no hay espacio para él y su embarazada esposa, decidió quedarse en un pequeño establo, en donde María dio a luz a Jesús.

Jesús nació en un pesebre, un recipiente utilizado para dar de comer al ganado, pero con el paso de los años y de la tradición, ese concepto fue pasando a segundo plano, hasta convertirse en un término característico de las fiestas navideñas.

El Nacimiento o pesebre navideño es la representación del nacimiento de Jesucristo, en donde se representa mediante una maqueta, la ciudad de Belén y sus alrededores, la presencia de la Sagrada Familia, los pastores y los tres reyes magos.

Según algunos relatos, fue San Francisco de Asís quien dio inicio a esta tradición cuando recorría la campiña cercana a la población de Rieti en invierno de 1223. La Navidad de ese año, sorprendió a San Francisco de Asis en la ermita de Greccio y fue ahí donde tuvo la inspiración para reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús. Construyó una casita de paja a modo de portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno de los vecinos y invitó a un pequeño grupo de personas a reproducir la escena de la adoración de los pastores. Esta idea se hizo popular rápidamente por todo el mundo cristiano.

También se cree que el primer nacimiento se construyó en Nápoles (Italia) a finales del siglo XV y que estuvo hecho con figuras de barro. Carlos III ordenó que los ''Belenes'' se extendieran y se hagan populares en todo el reino itálico y español.

El misterio de la Navidad representado en el pesebre o en el nacimiento es una tradición indispensable en todo hogar y que ha ido pasando de generación en generación, creando una magia que no se pierde pese al paso de los años.
 

El nacimiento en el Perú:

En el Perú, el nacimiento se demonta el 6 de enero en la celebración denominada ''Bajada de Reyes'', donde se invita a los miembros de la familia a desmontar cada una de las figuras del nacimiento. En la ciudad de Ayacucho, existe el Retablo Ayacuchano, nacimiento instalado dentro de una caja de madera, que al ser abierto, recuerda los grandes altares de los templos, caracterizados con figuras hechas a base del arte local.