La Geomancia o Adivinación con la Tierra

Es un método de adivinación que interpreta marcas en el suelo o cualquier patrón que se forme a partir de arrojar un puñado de piedras, arena o tierra.


 

 
 

 

 
Los segudores de esta técnica creen que dentro de la tierra existe una energía vital , y consideran que posee la capacidad de interpretar el fluir de esa energía, que sería diferente en cada lugar determinado. 
 
Además, sostienen que esta energía es capaz de predecir el futuro, ya que el ser humano es parte importante y fundamental del planeta tierra, tomando como base que Dios creó al ser humano del polvo de la tierra, soplando su aliento divino que le dio vida.
 
El tipo más frecuente de geomancia adivinatoria implica la interpretación de una serie de 16 figuras formadas por un proceso aleatorio, a menudo aumentado con las interpretaciones astrológicas.
 
La técnica más conocida, consiste en arrojar un puñado de polvo en el suelo o encima de una mesa para observar los sucesos futuros por las líneas y figuras que aparecían.
 
Otra practica era, trazando en la tierra líneas o círculos sobre los que se creían poder adivinar lo que se anhelaba, dependiendo de las figuras que salían, así profetizaban.
 
Según las recomendaciones de sus practicantes, cualquier persona que tire polvo de tierra sobre una mesa y luego intente ver lo que ha quedado, si no tiene videncia o esa chispa especial pues no vera nada, porque los metodos de adivinacion por si solos no dicen nada, más bien, es el vidente o interpretador quien tiene la gracia de poder predecir el futuro, no el mentodo o mancia que se use.
 
Algunos seguidores de la geomancia utilizan equipos electrónicos (para medir la radioactividad, la ionización, la intensidad del campo magnético terrestre y el análisis bioquímico del suelo), porque consideran que determinan las condiciones energéticas del lugar.