San Martín de Porres

San Martín de Porres, es un santo mulato que vivió en la época de la Colonia, se le atribuye milagros como la sanidad, la omnipresencia y la videncia.


Lectura .
Anterior Siguiente

san martin de porres

Conozca el rostro de SMP


San Martín de Porres nació en Lima el 09 de diciembre  de 1579.  Fue hijo de Juan de Porres, español miembro de la Orden de Alcántara y de Ana Velásquez, mujer nacida en Panamá y que residía en la ciudad de Lima.

Santo Toribio de Mogrovejo fue el guía espiritual de san Martín, con sus enseñanzas y orientación fue haciendo del muchacho humilde y seguidor de Dios. Desempeño actividades de barbero y aprendió algo de medicina. Sentía gran amor por los enfermos y los pobres, dedicaba su tiempo  a los más necesitados pues en ellos veía el rostro del  Señor.  

Desde muy joven se sintió motivado a dedicar su vida a Dios y a  sus semejantes, por lo que solicitó ser admitido como donado en el convento de los dominicos que había en Lima. Los conocimientos que tenía en medicina contribuyeron con su servicio de enfermero, dándoles atención a las personas más necesitadas que encontraba en la calle.

Después  de largos y denodados esfuerzos, se le concedió el hábito de religioso en 1603.  Otorgando votos de pobreza, obediencia y castidad. San Martín de Porres se sometía a severas penitencias y a intensas horas de oración, dormía y se alimentaba  poco.

Se le atribuyen al Santo Moreno muchos milagros, en muchas ocasiones  sólo  su presencia al lado del enfermo provocaba curaciones inmediatas. Hubo varios casos de personas desahuciadas que mejoraron categóricamente su salud. Martín  les decía a los enfermos: "yo te curo, Dios te sana".

Se cree que  lo vieron entrar y salir de lugares estando las puertas cerradas, además de poseer el don de la omnipresencia pues algunos  lo vieron en  lugares distintos como en Lima y México en un mismo  tiempo. El mulato tenía gusto por el cultivo de plantas medicinales las mismas que servían para curar a los enfermos, además de cariño y atención por los animales que él consideraba como creación de Dios.

Los religiosos dominicos de aquella época son los que dan fe de sus milagros, así como también los enfermos que curó y los pobres que ayudó. También se le atribuye el don de la videncia, cuentan que su hermana Rosa sustrajo dinero de su esposo, y al encontrarse con San Martin de Porres este la resondró, pues ya sabía lo que su hermana había hecho.

La imagen de san Martin de Porres, con su escoba en la mano dando de comer, de un mismo plato, a perro, ratón y gato es admirada por la Lima de todas los tiempos. La vida de san Martín se resume en un puro sacrificio y amor a sus hermanos.

En 1639 a los 60 años de edad, san Martín de Porres estuvo gravemente enfermo y murió el 03 de noviembre de ese año.  Todo Lima se entristeció incluso el virrey, quien muchas veces llamo al santo, perro mulato,  fue a verlo en su lecho de muerte.

San Martín de Porres, fue canonizado por el papa Juan XXIII el 06 de mayo de 1962, en un hecho que lo convirtió en el primer santo negro de América. Con su muerte, los feligreses arraigaron el sentimiento de fe y agradecimiento por sus milagros.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos