Augusto B. Leguía

Augusto B. Leguía fue un político peruano, presidente de la República en dos oportunidades: 1908 a 1912 y de 1919 a 1930.


Lectura .
Anterior Siguiente

abc



Augusto Bernardino Leguía Salcedo, nació en una casona en la Plaza de Armas de Lambayeque el 19 de febrero de 1863. Fue hijo de Nicanor Leguía y de María del Carmen Salcedo. Realizó sus estudios en su ciudad natal, estudios interrumpidos cuando tenía 13 años, pues fue enviado a Antofagasta (Chile) debido a una dolencia bronquial.

A fines de 1878 retornó al Perú y tras una breve estancia en Lambayeque, se trasladó a Lima, donde le sorprendió el estallido de la guerra con Chile trabajando en la casa comercial de Enrique S. y Carlos A. Prevost. Combatió en la batalla de Miraflores el 15 de enero de 1881.

Tras la guerra, trabajó como auxiliar de contabilidad en la casa Presvot. Finalmente emprendió su propia andadura empresarial, que le permitió, en el curso de unos pocos años, hacerse una posición holgada en lo económico y encumbrada en el ámbito social. Leguía se estrenó en la lid política como miembro del Partido Civil, que en ese momento lideraba Manuel Candamo. Durante el gobierno de éste y el de José Pardo, Leguía fue ministro de Hacienda. En 1907 lanzó su propia candidatura presidencial, contando con el apoyo de parte de su partido.

Llegó a la presidencia de la República en septiembre del año siguiente, y poco después comenzaron los problemas. Los seguidores de Nicolás de Piérola lo tomaron preso en palacio el 29 de mayo de 1909, obligándolo a renunciar tras ser conducido por las calles de Lima hasta el Congreso; pero fue al fin liberado por acción de un pelotón militar. La inestabilidad política, sin embargo, marcaría el resto de su gestión.

En lo que respecta a la política exterior, Leguía buscó solucionar los conflictos con Ecuador, Brasil y Bolivia y cortó las relaciones diplomáticas con Chile. Dio especial atención a los programas de agricultura y minería hasta que dejó el poder en manos de Guillermo Billnghurst en 1912.

 

abc

El Oncenio:

En 1919, Leguía reapareció en el primer plano de la política lanzando nuevamente su candidatura a la presidencia con el apoyo del Partido Constitucional y de algunos sectores del civilismo. Leguía ganó las elecciones, pero sin esperar la transferencia de poder y apoyado en fuerzas militares, depuso a José Pardo.

De esa forma, se dio inicio al periodo denominado 'Oncenio', época en que se produjo una sensible transformación política en el Perú. Además, se consolidó las relaciones bilaterales con Colombia y Chile. Con el trasfondo de la crisis económica mundial que se manifestó en el crack de 1929, el régimen de Leguía se tambaleó, tras más de diez años de férreo gobierno, durante los cuales había prohibido la actividad de los partidos políticos.

Durante este segundo mandato como presidente, Leguía aprovechó el fervor nacionalista despertado por el festejo del centenario de la Independencia y de las batallas de Junín y Ayacucho para emprender la construcción de grandes obras de carácter vial, sanitario, de viviendas y de monumentos conmemorativos. La educación fue asimismo una de las áreas que recibieron un mayor impulso.

Otras obras realizadas por Leguía durante su segundo mandato fueron:

Creación de la Dirección de Asuntos Indígenas, en el Ministerio de Fomento; y Obras Públicas.
 

  • Establecimiento del Día del Indio (24 de junio).
  • Se realizaron importantes obras de irrigación en la costa; entre ellas en la pampa del Imperial, en Cañete; en las pampas de Olmos, en Lambayeque. Se estudió también la irrigación de las pampas de La Joya, en Arequipa.
  • Se construyeron las Atarjeas de Lima, Arequipa, Cuzco, Trujillo, Huacho, etc.
  • Se inició la construcción del terminal marítimo del Callao.
  • Se finalizó la construcción de la Plaza San Martín.
  • Se construyó el Palacio Arzobispal, el Palacio de Justicia y se inició la construcción del Palacio de Gobierno, que había sufrido un incendio.
  • Se inician los trabajos de edificación de las avenida Leguía (hoy Arequipa), el Progreso (hoy Venezuela), Nicolás de Piérola, La Unión (hoy avenida Argentina); todas en la ciudad de Lima.
  • Se construyó el Banco Central de Reserva del Perú, el Banco Central Hipotecario y el Banco de Crédito Agrícola.
  • Se produjo un auge de los productos agroindustriales como el algodón, la caña de azúcar y de algunos minerales como el cobre, el plomo y el zinc.
  • Se celebró el Centenario de la Independencia en 1921, y el centenario de la batalla de Ayacucho en 1924.
  • Se fomentó la inmigración japonesa.

Pero, Leguía fue criticado por los métodos utilizados para obligar a los nativos a poner su fuerza de trabajo al servicio de las grandes obras emprendidas por su gobierno. Debilitado ya su poder y habiendo perdido casi todo su predicamento en los sectores que lo habían apoyado a lo largo de su gestión, Augusto B. Leguía fue depuesto en agosto de 1930 por el comandante Luis M. Sánchez Cerro, al frente de un movimiento que había estallado en Arequipa.

Leguía fue recluido primero en el Frontón y luego en el Panóptico, penitenciaría central de Lima. Desde su derrocamiento, vivió 14 meses encerrado en una celda precaria de nueve metros cuadrados cuya única ventana fue tapada. Solo cuando se le agravó su mal prostático y contrajo una bronconeumonía, fue trasladado al Hospital Naval del Callao donde falleció el 06 de febrero de 1932.

 


 




Te puede interesar