Desde Beirut (AFP)

Yihadistas libran una batalla tecnológica para ganar adeptos en Occidente

Los grupos yihadistas supuestamente vinculados con los ataques contra Charlie Hebdo y un supermercado judío en París están librando una campaña de propaganda cada vez más sofisticada tecnológicamente para reclutar adeptos en Occidente, afirman expertos.

Francia, medios, Hebdo, Charlie
Una mujer participa en una marcha por las víctimas del atentado contra el semanario francés Charlie Hebdo, en París el 11 de enero de 2015 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los grupos yihadistas supuestamente vinculados con los ataques contra Charlie Hebdo y un supermercado judío en París están librando una campaña de propaganda cada vez más sofisticada tecnológicamente para reclutar adeptos en Occidente, afirman expertos.

Varias organizaciones yihadistas, desde el Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, pasando por Al Qaida e incluso los shebab somalíes, se han volcado en internet aprovechando el anonimato pero también el alcance de la red.

Las consignas distribuidas en internet buscan reclutar nuevos miembros pero también son un llamamiento para pasar a la acción en sus lugares de origen.

Los grupos yihadistas han intentado captar miembros en occidente desde hace décadas, pero internet ha cambiado su enfoque, afirma Clint Watts, investigador en el Foreign Policy Research Institute.

"Hace treinta años llevó bastante tiempo que la gente llegara a Afganistán", donde grupos yihadistas se enfrentaban a las tropas soviéticas, explicó.

Según el experto, la utilización de las redes sociales puede ahora impulsar rápidamente los reclutamientos.

Los tres hombres que ejecutaron los ataques que dejaron 17 víctimas en Francia parecen estar relacionados con diferentes grupos yihadistas.

Mientras que uno de los hermanos Kouachi se reivindicó como miembro de Al Qaida en la Península Arábiga (Aqpa), una organización con sede en Yemen, Amedy Coulibaly, abatido tras la toma de rehenes en el supermercado judío, dijo ser del grupo Estado Islámico.

Los yihadistas utilizan varios medios para transmitir sus mensajes.

Desde 2010, Aqpa publica una revista digital en PDF con artículos que exponen su ideología y exponen a los lectores cómo realizar ataques.

En los últimos números, la revista había colocado a Francia como uno de sus objetivos y al director de Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, en su lista de personas que había que matar.

- "Dar en el clavo" -

Según Charlie Winter, un investigador de la Fundación Quilliam, aunque grupos como el frente Al Nosra, la filial siria de Al Qaida, o los islamistas shebab en Somalía producen material de propaganda para las redes sociales, el Estado Islámico (EI) es el que mejor se comunica en internet.

"EI realmente le ha dado en el clavo", afirma en referencia a la estrategia de emitir mensajes abiertos en las redes sociales, lejos de la comunicación en foros protegidos por contraseñas que utiliza Al Qaida.

El experto destaca además que la organización tiene un alto número de comunicados, ya que produce entre cuatro y cinco videos cada semana.

El grupo se basa en una "amplia red descentralizada de personas que parecen ser casi obsesivas a la hora de compartir material", agregó Winter.

Aunque el primer objetivo de la propaganda de los yihadistas es estimular a personas de occidente que se unan al movimiento, también buscan captar a reclutas que ejecuten ataques en sus lugares de origen.

"Lo primero que van a tratar de hacer es que la gente vaya hacia ellos, pero saben que hay muchos obstáculos", afirmó Watts.

Según los expertos, la radicalización de una persona a través de internet puede ocurrir muy rápido pero también puede ser un proceso que tarde años.

Para combatir las causas que llevan a los reclutamientos, los académicos señalan que por un lado es importante negar los éxitos en el campo de batalla que afirman tener los yihadistas.

Winter pidió también a los gobiernos que trabajen para combatir la marginalidad de algunos grupos en occidente, que lleva a algunos individuos hacia el yihadismo.

"Simplemente arrestando a la gente, quitándoles su nacionalidad es una forma complicada y potencialmente dañina de avanzar, ya que se podría alienar a aún más personas", afirmó Winter.

Los gobiernos necesitan combatir los altos niveles de "marginalización que la gente siente en la sociedad", ya que esto es lo que lleva a la gente a unirse a estos grupos, afirmó.




Te puede interesar