Desde Bruselas (Bélgica) (AFP)

Un belga se libra de una multa por embriaguez porque su cuerpo produce alcohol

Un hombre de 40 años que compareció ante un tribunal de Bélgica por conducir ebrio de forma reiterada fue puesto en libertad el lunes, después de probar que padece un síndrome, muy poco usual, conocido como de autocervecería.

Bélgica,justicia,policía,salud
Un conductor se somete a una prueba de alcoholemia el 6 de julio de 2013 en una autopista en Beaune, Francia - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente
Síguenos en Google News

Un hombre de 40 años que compareció ante un tribunal de Bélgica por conducir ebrio de forma reiterada fue puesto en libertad el lunes, después de probar que padece un síndrome, muy poco usual, conocido como de "autocervecería".

Su abogada, Anse Ghesquiere, confirmó a AFP la información publicada en la prensa belga.

Conocido como síndrome de la "autocervecería" o de la "embriaguez" ("auto-brewery" en inglés), esta dolencia provoca la producción de etanol endógeno por parte del sistema digestivo cuando se consumen alimentos ricos en carbohidratos, como el pan, las patatas o las judías.

Según la abogada, los científicos consideran que se trata de un síndrome infradiagnosticado, pues solo unas veinte personas en todo el mundo lo padecerían oficialmente.

Su cliente, cuya identidad no se precisó, pudo probar que era portador tras hacer intervenir a tres médicos en el marco del procedimiento judicial, subrayó.

El tribunal se refirió a "un caso de fuerza mayor".

"Estamos contentos con este fallo pero todavía no es definitivo", comentó Ghesquiere, precisando que la fiscalía podía recurrir.

El hombre fue sometido a un control de alcoholemia en abril de 2022, cuando dio una tasa de 0,91 mg por litro de aire expirado. Un mes más tarde, fue sometido a otro control y dio 0,71 mg/l, mientras que el límite legal en Bélgica se sitúa en 0,22 mg/l.

El conductor, que ya había sido condenado en 2019 a una multa y a una suspensión temporal de su permiso de conducir por las mismas razones, se declaró inocente, afirmando que no había bebido. Al parecer, no estaba al corriente del síndrome que padecía.

Ahora, sigue una dieta especial con bajos contenidos de hidratos de carbono, que le ha ayudado a impedir que se le desencadene el síndrome.




Este sitio usa imágenes de Depositphotos