Desde Teherán (AFP)

Rohani presenta un presupuesto adaptado a las "crueles" sanciones estadounidenses

El presidente iraní Hasan Rohani reveló este martes ante el parlamento el primer presupuesto anual desde el restablecimiento de las sanciones estadounidenses y aseguró que fue ajustado para hacer frente a las medidas "crueles" de Washington.

Iran, économie, budget, sanctions, finance
El presidente iraní Hasan Rohani durante la presentación del presupuesto 2019-2020, en el parlamento de Teherán, el 25 de diciembre 2018 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El presidente iraní Hasan Rohani reveló este martes ante el parlamento el primer presupuesto anual desde el restablecimiento de las sanciones estadounidenses y aseguró que fue ajustado para hacer frente a las medidas "crueles" de Washington.

Rohani anunció un alza del 20% de los salarios en el sector público pese a los desafíos económicos impuestos al país tras el anuncio en mayo de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015.

El restablecimiento de las sanciones de Washington contra el sector petrolero y financiero iraní en noviembre empeoró aún más la difícil situación económica del país.

El presupuesto "fue elaborado de manera proporcional a las crueles sanciones estadounidenses", afirmó Rohani durante su discurso en el parlamento.

Este presupuesto no menciona el número de barriles de petróleo que Irán espera vender durante el próximo año fiscal, que inicia a finales de marzo. El sector energético, vital para la economía del país, se encuentra bajo embargo.

Según analistas, las ventas podrían caer en comparación con los 2,5 millones de barriles vendidos cada día antes de la retirada estadounidense del acuerdo nuclear.

Washington autorizó a ocho de los principales países importadores de petróleo iraní -entre ellos China, India y Turquía- a seguir comprándolo de manera temporal. Sin embargo, la medida es de doble filo para Teherán porque contribuyó a la bajada de los precios del crudo.

Durante su discurso, Rohani solo presentó algunos puntos del presupuesto -que tiene que ser examinado por el parlamento y aprobado por los diputados- pero reconoció que su país estaba bajo presión.

"A inicios de año, nuestras reservas de divisas eran casi nulas, forzando el gobierno a tomar decisiones difíciles para salvar el país", dijo.

Teherán presionó a los exportadores para que repatrien sus dólares a Irán. En ese sentido, Rohani avisó el martes que revisaría las ayudas fiscales si no lo hacían.

El banco central iraní usa estos dólares para consolidar el rial, que perdió cerca de la mitad de su valor desde mayo, mientras que el precio de los alimentos ha aumentado cerca de 56% entre noviembre 2017 y noviembre 2018.

Pero algunos de los problemas económicos son anteriores a las sanciones: el sector bancario iraní está lleno de activos ficticios e industrias estratégicas con vínculos opacos con el estado o el ejército, según los expertos.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos