Desde Iqaluit (Canadá) (AFP)

Reunión de los países árticos, un cóctel de medio ambiente y tensiones con Rusia

Ministerios de las naciones árticas se han reunido este viernes en el norte de Canadá para llamar la atención sobre esta región ecológicamente frágil del planeta que, debido al cambio climático, se está volviendo, además, un nuevo foco de tensiones con Rusia.

Ártico, Canadá, diplomacia, clima, cumbre, energía, petróleo
Un oso polar pasea por el Ártico, cerca del Polo Norte, el 21 de abril de 2015 - AFP/SCANPIX/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Ministerios de las naciones árticas se han reunido este viernes en el norte de Canadá para llamar la atención sobre esta región ecológicamente frágil del planeta que, debido al cambio climático, se está volviendo, además, un nuevo foco de tensiones con Rusia.

El Ártico se está calentando dos veces más rápido que cualquier otro lugar y, como es sabido, el delicado ecosistema de ambos polos funciona como un termómetro de la salud del planeta tal como lo conocemos.

Funcionarios de EEUU dijeron el mes pasado que el hielo del océano Ártico se redujo durante el último invierno al nivel más bajo jamás registrado. Estas observaciones por satélite comenzaron a realizarse a finales de los años 1970.

Sin embargo, existe una consecuencia lateral a este acontecimiento medioambiental: a medida que se derrite el hielo polar -un hecho de gran preocupación porque derivará en un aumento de los niveles del mar-, se están abriendo nuevas rutas oceánicas que pueden utilizarse para el comercio y esta apertura ofrece la promesa de campos de gas y petróleo sin explotar en alta mar, algo muy tentador para un mundo sediento de energía.

noticia
Vista aérea de uno de los fiordos de Svalbard, en Noruega, el 21 de abril de 2015 (AFP/SCANPIX/AFP/Archivos)

No obstante, con las nuevas oportunidades llegan también nuevas rivalidades, un desafío que EEUU tendrá que sortear en los próximos dos años, cuando asuma la presidencia temporal del Consejo Ártico.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, llegó este viernes al poblado de Iqaluit, en la isla Baffin del noreste de Canadá, para reunirse con otros ministros de Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia. Allí se reunirán con observadores de los pueblos y naciones indígenas de la región, incluyendo China.

"Los peligros son enormes en términos del aumento del nivel del mar y de lo que podría pasar si Groenlandia se derrite", dijo Kerry el jueves al diario The Washington Post.

Si bien la lucha contra el cambio climático será la prioridad en la agenda de EEUU durante su presidencia del Consejo Ártico, Washington también espera mejorar la gestión del océano, la seguridad marítima y las vidas de los cuatro millones de habitantes del Ártico.

- Músculo militar -

Hay tensiones subyacentes y algunos comienzan a mostrar sus músculos. Es el caso de Rusia, que está bajo el peso de las sanciones por su papel en el conflicto en Ucrania y ya comenzó a organizar maniobras militares inéditas en el Ártico.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, no asistirá a la reunión. En su lugar acudirá el ministro de Medio Ambiente, Serguéi Donskoi.

La semana pasada, Noruega estaba airada porque el viceprimer ministro ruso visitó su archipiélago ártico de Svalbard, a pesar de que tiene prohibida la entrada en el territorio noruego por las sanciones de la Unión Europea. Antes, este mismo mes, barcos rusos atracaron en lo que antes era una base naval secreta de Noruega en el Ártico.

"La razón por la cual esto es tan importante es porque el Ártico se está desmoronando con importantes consecuencias", dijo Rafe Pomerance, jefe de Ártico 21, una coalición de organizaciones no gubernamentales sobre política y clima. "Y no se sabe bien cómo de rápido será este desenlace y cuán profundos serán en el sistema climático del mundo", explicó.

Aparte del derretimiento del hielo que eleva los niveles del mar, otro peligro es el deshielo del permafrost, es decir la capa de suelo congelada en las regiones polares. Cuando este permafrost se descongela, libera dióxido de carbono atrapado, el cual es uno de los gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global.

"(Esto) se convertirá en una fuente importante de emisiones en el siglo XXI y más allá, lo que complicará los esfuerzos por estabilizar las concentraciones y mantener la temperatura por debajo de cualquiera sea el objetivo que el mundo se proponga entonces", dijo Pomerance a la AFP.

Los líderes de todo el mundo se están preparando para una importante reunión del clima en diciembre en París, donde se espera que acuerden limitar el calentamiento global 2ºC por encima de los niveles preindustriales.

Sobre esta cumbre, el presidente de EEUU, Barack Obama, se mostró optimista este viernes: "Tenemos la oportunidad de establecer, por primera vez, un marco para reunirnos a intervalos regulares para fijar nuestros objetivos y aumentar nuestras ambiciones", dijo. "Tengo la esperanza de que lo logremos", añadió en una entrevista con National Geographic.




Te puede interesar