Desde Bogotá (AFP)

ONU advierte "crisis socio-ambiental sin precedentes" en Colombia tras ataque de FARC

La ONU en Colombia manifestó este jueves su "profunda preocupación por la crítica situación" en Tumaco (suroeste), afectado por una "crisis socio-ambiental sin precedentes" tras un atentado atribuido a la guerrilla FARC, e hizo un llamado "de urgencia" para reducir la intensidad del conflicto armado.

Colombia, conflicto, guerrilla, ONU, paz
Un hombre observa el crudo derramado en el río Caunapi, en la municipalidad de Tumaco, Colombia, el 12 de junio de 2015 - AFP/DEFENSORIA DEL PUEBLO/AFP
Anterior Siguiente

La ONU en Colombia manifestó este jueves su "profunda preocupación por la crítica situación" en Tumaco (suroeste), afectado por una "crisis socio-ambiental sin precedentes" tras un atentado atribuido a la guerrilla FARC, e hizo un llamado "de urgencia" para reducir la intensidad del conflicto armado.

Tras visitar esa región del Pacífico colombiano, muy golpeada por la conflagración de más de medio siglo en el país, el coordinador humanitario de Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, expresó su inquietud por la realidad que viven 200.000 personas luego de un ataque días atrás contra la infraestructura petrolera que provocó el derrame de 410.000 galones de crudo.

Entre las consecuencias para la población civil, destacó las "limitaciones al acceso de agua para 160.000 personas en la ciudad de Tumaco y de 20.000 más en la zona rural", así como "afectaciones de salud, incluyendo problemas respiratorios y de la piel" para "las comunidades indígenas y afrocolombianas que viven en los ríos y esteros contaminados".

Según señaló la ONU en un comunicado, los menores de edad y las mujeres son los más perjudicados por el atentado del 22 de junio contra el Oleoducto Transandino, que transporta petróleo desde el departamento del Putumayo, fronterizo con Ecuador, al de Nariño, al que pertenece Tumaco.

noticia
Un niño navega en un bote por el río Cunapi afectado por un derrame de crudo, el 12 de junio de 2015 en Tumaco, Colombia (AFP/DEFENSORIA DEL PUEBLO/AFP)

La mancha de petróleo, que en un principio abarcó partes del río Mira y Caunapí, en Nariño, ya llegó al Pacífico.

El vertido dañó "más del 70% de los manglares del entorno, haciendo aún más penosa la vida y la subsistencia de las comunidades ribereñas y costeras", agregó la ONU, calificando el hecho como una "crisis socio-ambiental sin precedentes en la región".



La ONU señaló que acciones como esta "tienen un impacto negativo en la ya mermada confianza pública en el proceso de La Habana y refuerzan el escepticismo y el pesimismo sobre la posibilidad de alcanzar un final negociado del conflicto armado".

El gobierno y las FARC llevan adelante diálogos de paz desde noviembre de 2012 en La Habana, sin un alto al fuego en Colombia, para poner fin a hostilidades que en cinco décadas han dejado al menos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

La decisión de las FARC de levantar el 22 de mayo su cese al fuego unilateral autoimpuesto en diciembre incrementó de manera significativa en las últimas semanas su ofensiva, con atentados de grave impacto en la población civil y al medio ambiente.

"Solo un pronto desescalamiento permitirá aliviar el sufrimiento de la población civil y recuperar la confianza indispensable para que las negociaciones de La Habana culminen en un acuerdo de paz", concluyó la ONU.

#Colombia #Conflicto #Guerrilla #Onu #Paz


Te puede interesar



Quantcast