Desde París (AFP)

Los particulares se desviven por las bolsas con la crisis del coronavirus

Para Alexandre, parisino de 25 años, se ha convertido en un ritual. Dos veces al día, consulta el precio de sus acciones en bolsa para verificar si continúa su ascensión fulgurante iniciada en la primera ola del coronavirus.

Francia, virus, salud, valores, pandemia, economía, inversión, mercados, bolsa
La bolsa de Nueva York, en Estados Unidos, el 31 de agosto de 2020 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Para Alexandre, parisino de 25 años, se ha convertido en un ritual. Dos veces al día, consulta el precio de sus acciones en bolsa para verificar si continúa su ascensión fulgurante iniciada en la primera ola del coronavirus.

Desde marzo, cuando muchos particulares comenzaron a especular, la cartera de acciones de Alexandre, de un monto inicial de 6.00 euros (unos 7.000 dólares), muestra una ganancia de alrededor del 15%, mucho más de lo que podría haber esperado en una cuenta de ahorros.

"Estoy haciendo cifras excepcionales y soy consciente", reconoce el consultor en estrategia digital que prefiere no revelar su apellido, y que ha invertido en Airbus, Worldline e Ingenico. Lúcido, sabe que "todo puede derrumbarse de la noche a la mañana".

La Autoridad francesa de los Mercados Financieros (AMF) constató la llegada de 70.000 nuevos inversores particulares a bolsa desde noviembre pasado.

noticia
Fachada de la antigua bolsa de París, Francia, el 18 de mayo de 2020 (AFP/AFP/Archivos)

El banco en línea Boursorama explica a la AFP que ha triplicado el número de nuevos clientes en su plataforma bursátil, y cuadruplicado el número de pedidos. Los nuevos clientes están poniendo una media de 5.000 euros (5.831 dólares), precisa, calificando el año 2020 como "notable".

Todo se aceleró a mediados de marzo, en el momento donde el índice CAC 40 de la bolsa de París atravesó su peor semana en 12 años. Todos los parqués del planeta se tiñeron de rojo.

- "Invertir en bolsa" -

El número de franceses que buscaban "invertir en Bolsa" en Google se multiplicó por cinco, pues veían una oportunidad comenzar con algo de dinero a la vez que ocupaban sus días.

Traducido en inglés, esta búsqueda muestra resultados comparables desde Reino Unido a Singapur, pasando por India. Y, sin sorpresa, en Estados Unidos. La participación de los inversores particulares en los intercambios en Wall Street pasó al 20% este año, frente al 15% en 2019 según la agencia Bloomberg.

Entre la nueva hornada, Gabriel Contassot, un francés que trabaja en el diseño en Nueva York, invirtió 18.000 dólares desde el 17 de marzo, al día siguiente de la peor sesión para el Dow Jones en 33 años.

"He visto este periodo un poco como los soldados", cuenta Contassot, de unos 30 años, que vigila tres veces al día su cartera, compuesta de "ganadores" de la crisis sanitaria, a saber: Zoom, Alibaba, Amazon y Tesla. Cuenta con una ganancia virtual del 30%, es decir de unos 6.000 dólares (unos 5.000 euros).



Como muchos otros corredores de bolsa en Estados Unidos, solo necesita su smpartphone para comprar y vender acciones, conectado a la aplicación RobinHood, una plataforma con ningún gasto de gestión y una ergonomía muy estudiada.

- Desconexión -

En India, esta tecnología se conoce comoe Zerodha o Paytm Money y permitió que el número d indios que invierten por primera vez se disparara un 50% desde marzo, "con muchas amas de casa sin ninguna experiencia en la materia", según el consultor financiero Aditya Joshi.

Las cifras están igualmente en ascenso en otras partes de Asia.

Las empresas cotizadas en Singapur recibieron un flujo de 9.600 millones de dólares de Singapur (6.992 millones de dólares, 5.995 millones de euros) de parte de particulares entre el 1 de enero y el 22 de septiembre, según la bolsa local.

El principal índice de la bolsa de Corea del Sur vio flujos netos de compras de particulares de 37.700 millones de dólares (32.300 millones de euros), frente a ventas netas de 6.400 millones de dólares un año antes. Y a finales de marzo en Japón, el número de cuentas para particulares aumentó un 72% con respecto a marzo de 20019, según el Financial Services Agency.

Este frenesí, en un momento en el que la crisis sanitaria está lejos de haberse acabado, suscita a veces temores, de parte sobre todo del Banco Central indio. En un contexto en el que el país sufrió una recesión histórica del 24% en el segundo trimestre, "la desconexión" entre los mercados financieros y la economía "comporta riesgos", observó la institución.

La bolsa malasia advirtió por su parte a los jóvenes inversores que tengan cuidado con los rumores y las "celebridades de la inversión" que florecieron en las redes sociales.

"No tenía ninguna noción sobre el trading", confiesa Ayman Dassouli, un estudiante en Francia que vio esfumarse 3.000 euros (3.500 dólares) en la plataforma eToro entre junio y agosto.

Pero con rendimientos a veces de dos dígitos para muchos inversores, que solo han vivido efímeros momentos de estrés por ahora, el deseo irrefrenable de formar parte del gran casino es mayor que los temores a perderlo todo.

"Honestamente veo mucho oportunidades en esta pandemia", dice entusiasmado Dennis Chong, malasio de 47 años, que no quiere dejar su dinero dormido en una cuenta de ahorros.

#Francia #Virus #Salud #Valores #Pandemia #Economía #Inversión #Mercados #Bolsa


Te puede interesar


Quantcast