Desde Taipéi (AFP)

La religión se viste de verde para combatir la contaminación en Taiwán

Nubes de humo negro se elevan a diario de los templos de Taiwán a causa de la quema de incienso, petardos y billetes por parte de los fieles en busca de suerte y prosperidad, una práctica con los días contados en nombre de la ecología.

Taiwán, religión, medioambiente, contaminación
Nubes de humo se elevan durante ceremonias en el templo de Matzu en Taichung, Taiwán, el 9 de abril de 2016 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Nubes de humo negro se elevan a diario de los templos de Taiwán a causa de la quema de incienso, petardos y billetes por parte de los fieles en busca de suerte y prosperidad, una práctica con los días contados en nombre de la ecología.

Algunos templos están buscando alternativas frente a los niveles alarmantes de partículas perniciosas en el aire, a pesar de la oposición de los devotos.

Uno de los más famosos y antiguos, el taoísta Nan Yao, en la localidad central de Changhua, reproduce cedés que simulan el ruido de los petardos.

El templo taoísta Hsing Tian Kong en Taipéi, por su parte, ha prohibido el uso de incienso y anima a los fieles a simplemente juntar las manos para rezar. En otros lugares de culto envían las ofrendas en papel a quemar en incineradores públicos.

noticia
Nubes de humo se elevan durante ceremonias en el templo de Matzu en Taichung, Taiwán, el 9 de abril de 2016 (AFP/AFP)

Y en Nuevo Taipéi, las linternas de agua que contaminaban el río han sido reemplazadas por un muro de faroles construidos afuera del templo.

Los activistas afirman que es tiempo de cambiar. "Las personas van al templo y rezan para tener una buena salud pero la manera en que practican su religión no es sana", explicó Yeh Guang-perng, fundador de la asociación Air Clean for Taïwan. "No caerán enfermos de inmediato pero la exposición a largo plazo será nociva para su salud".

Durante un peregrinaje de nueve días el mes pasado en honor a la diosa taoísta del mar, Mazu, el nivel de partículas microscópicas dañinas (PM2,5) superó por momentos 60 veces el recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas partículas finas son especialmente perjudiciales ya que penetran profundamente en los pulmones.

- Resistencias al cambio -

A pesar de las advertencias de los ecologistas, algunos beatos no dan su brazo a torcer.

"La creencia tradicional dicta que cuanto más incienso y petardos se usen, más sincera parecerá la fe de los seguidores y por tanto, más suerte tendrán", explicó Chiu Jainn-fu, director del templo Nan Yao.

El templo suprimió por primera vez la partida de un millón de dólares taiwaneses (27.000 euros, 30.800 dólares) destinada a los petardos, pero muchos fieles trajeron los suyos propios.

El templo de Dajia Jenn Lang, en Taichung, animó a sus seguidores a ofrecer a los dioses flores y fruta así como a donar a las asociaciones caritativas el dinero que normalmente dedicarían a los petardos.

En respuesta, un seguidor comentó en Facebook: "La contaminación que viene de China es mucho más preocupante. La polución del aire no se debe solo a las actividades religiosas".

"Algunos practicantes no están contentos, especialmente los más mayores que piensan que se les está faltando al respeto. No podemos forzarlos. El cambio no es fácil, toma su tiempo", subraya Yen Chin-piao, presidente del templo.

- La ciencia como apoyo -

Las autoridades se apoyan en la ciencia para atraer nuevos adeptos a la causa ecologista.

La Administración para la Protección del Medio Ambiente (EPA por sus siglas en inglés) taiwanesa publicó en línea y en tiempo real los resultados de los niveles de PM2,5 registrados durante el peregrinaje de Mazu. Es la primera vez que se envía expresamente un equipo para seguir la celebración.

"Esperamos que con las pruebas científicas podamos persuadir al público de que cambie", dijo Chen Shyan-heng, director de la protección de la calidad del aire en la EPA.

La EPA ha prometido que pondrá en marcha en los próximos meses nuevas restricciones sobre el lugar, los horarios y la cantidad de petardos permitidos.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos