Desde Atenas (AFP)

La lucha contra la evasión fiscal, prioridad del ministro griego anticorrupción

El nuevo ministro griego de la lucha contra la Corrupción, Panagiotis Nikoloudis, tiene como "prioridad" luchar contra la evasión fiscal de los contribuyentes más acaudalados, según explicó en una entrevista con la AFP.

Grecia, deuda, UE, corrupción, justicia
Una manifestación en apoyo al nuevo gobierno griego, el 5 de febrero de 2015 en Atenas - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El nuevo ministro griego de la lucha contra la Corrupción, Panagiotis Nikoloudis, tiene como "prioridad" luchar contra la evasión fiscal de los contribuyentes más acaudalados, según explicó en una entrevista con la AFP.

Ministro por primera vez a sus 65 años, este fiscal es además el primero al que un gobierno griego encarga de forma específica la lucha contra la corrupción.

"He oído decir muchas veces 'vamos a combatir la corrupción', y siempre eso de 'vamos, vamos'. Yo me quedaba con la boca abierta diciéndome: ¿pero por qué no lo hacemos ahora? Si el nuevo gobierno ha venido a verme es porque realmente quiere actuar", explica Nikoloudis, quien se presenta como un hombre "obstinado" al que "nada lo para".

Los grandes casos de presunta evasión fiscal que este ministro ha convertido en su prioridad podrían aportarle al Estado griego unos 2.500 millones de euros.

Este propósito es fundamental para el gobierno de izquierda de Alexis Tsipras, que ha hecho de la lucha anticorrupción una promesa electoral, un arma en su negociación con los acreedores del país y una esperada fuente de ingresos para un Estado muy necesitado.

Con ese fin, Nikoloudis trabajará para recuperar rápido miles de millones de euros disimulados al fisco por ricos contribuyentes, según explicó a la AFP.

El ministro, que ha dirigido desde 2010 la autoridad independiente de lucha contra el blanqueo, ya transmitió a la brigada financiera griega SDOE 3.200 expedientes, de los que está "seguro en un 98 o un 99% de que son el fruto de una evasión fiscal". Según él, se trata de los casos "más pesados y flagrantes".

Esos dosieres analizan al detalle cientos de cuentas bancarias en Grecia y el extranjero, y representan un monto imponible total de 6.400 millones de euros, afirma el ministro. Si a esa cantidad se le aplica una tasa impositiva del 40%, el Estado obtendría 2.500 millones de euros.

Ese dinero podría financiar en gran medida las medidas sociales de emergencia prometidas por Tsipras a los griegos más afectados por la crisis.



- 'No soy un Don Quijote" -

Para recuperar ese dinero, el ex fiscal, al que no se le conocen amigos en el mundo de la política, quiere simplificar los procedimientos de cobro, y reforzar la capacidad de la administración para ingresar las sumas pendientes.

"Si no consigo mejorar esos aspectos, será un fracaso en gran medida", dice Nikoloudis. "Porque esos impuestos se pagarán algún día, ¿pero cuándo? El tiempo es nuestro problema".

El ministro imagina así un procedimiento administrativo más directo, en el que la persona acusada de deber dinero sea alentada a pagar por una amnistía parcial.

Después de la caza contra los grandes evasores, Panagiotis Nikoloudis promete encarar otros delitos financieros, como el contrabando de cigarrillos y de gasolina.

"Un embajador europeo me dijo que sólo con optimizar el funcionamiento de las aduanas podíamos resolver nuestro problema de deuda", cuenta.

"En estos casos, asumiré mis responsabilidad en caso de fracaso, pero en cuanto a la corrupción cotidiana no soy un Don Quijote", afirma el ministro, que apela al sentido de la obligación de cada ciudadano.

"Cuando ayer pedí la factura en la gasolinera, el empleado me dijo que había muy pocos clientes que la piden..."

#Grecia #Deuda #Ue #Corrupción #Justicia


Te puede interesar


Quantcast