Desde Katowice (Polonia) (AFP)

La COP24 decide si da un paso adelante en la lucha contra el cambio climático

¿La comunidad internacional dará un paso hacia adelante en la lucha contra el cambio climático? La COP24 tratará este viernes de adoptar las reglas para aplicar el Acuerdo de París, llamado a garantizar el futuro de las próximas generaciones.

clima, medioambiente, COP24, ONU, energía
- AFP/
Anterior Siguiente

¿La comunidad internacional dará un paso hacia adelante en la lucha contra el cambio climático? La COP24 tratará este viernes de adoptar las reglas para aplicar el Acuerdo de París, llamado a garantizar el futuro de las próximas generaciones.

Reunidos en la ciudad polaca de Katowice, unos 200 países llegan al final de casi dos semanas de arduas negociaciones, marcadas por un lado por la urgencia de actuar conforme a los últimos informes científicos y por otro por el rechazo principalmente de Estados Unidos de considerar real esa amenaza.

También la incógnita sobre la futura política climática de Brasil bajo la presidencia de Jair Bolsonaro, un escéptico del calentamiento, así como las protestas de los "chalecos amarillos" en Francia a raíz de una tasa ecológica pesaron en el desarrollo de la 24ª Conferencia de la ONU sobre el Clima, tres años después de que el mundo festejara en París haber cerrado un acuerdo histórico.

Mientras la temperatura ya aumentó 1ºC respecto a la era preindustrial y las emisiones de gases de efecto invernadero se dispararon un 2,7% en 2018, los países más vulnerables no cesaron de exhortar al consenso.

noticia
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante una conferencia de prensa tras las negociaciones de paz en Yemen en el castillo de Johannesberg en Rimbo, norte de Estocolmo, el 13 de diciembre de 2018 (AFP/AFP)

"Estoy muy decepcionado. Airado", admitió a la AFP el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama. "Nosotros ya sabemos lo que significan las condiciones extremas. En 2016, sufrimos el ciclón más potente que jamás tocó tierra en el hemisferio sur": "mató a 44 personas y dejó a miles de damnificados".

"En algunos puntos, las negociaciones están encalladas", reconoció el jueves el negociador chino, Xie Zhenhua.

- La ciencia como base -

Después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtiera en octubre de que el mundo no puede permitirse un aumento superior a 1,5 ºC puesto que pondría en peligro el futuro de la humanidad, Estados Unidos -que participa en las negociaciones pese a su retirada del Acuerdo de París decidida por Donald Trump-, Arabia Saudita, Rusia y Kuwait se opusieron a apoyar el informe.

Estos cuatro países abogaron por "tomar nota" del estudio, mientras que la Unión Europea, los países en vías de desarrollo y los Estados insulares pedían que se "acoja favorablemente".

El detalle es significativo puesto que toda la acción climática internacional está llamada a basarse en estos resultados científicos.

El informe no es "una buena noticia, pero no podemos ignorarla", dijo esta semana el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exhortando a los países a pasar a la acción. "Sería suicida" no hacerlo, subrayó.

La polémica empañó las dos cuestiones clave con las que se abrió la COP24: la elaboración de las reglas para aplicar el Acuerdo de París y la futura revisión de los compromisos nacionales de reducción de emisiones.

La primera atañe asuntos como la transparencia -cómo pueden los países verificar que cada uno cumple con sus promesas-, y la financiación, esto es, de qué manera los países desarrollados acompañan a los más pobres a adaptarse al cambio climático.

- Una Tierra a + 3ºC -

La segunda incumbe a la ambición. Si bien los países se fijaron en 2015 metas voluntarias de reducción de emisiones para contener el calentamiento a menos de 2 ºC, estas deberían revisarse en 2020.

Según el IPCC, incluso aplicando los objetivos de París, la temperatura subiría 3 ºC. Su informe calcula que el mundo debería reducir de casi 50% las emisiones para 2030 respecto a 2010 y por lo tanto transformar drásticamente su modelo económico.

Representantes del sector privado y de la sociedad civil -cada vez más implicada a nivel local con la transición ecológica- acudieron por su lado a la COP24 a exhortar a los gobiernos a cumplir con su parte.

"Hay mucho dinamismo y un gran sentido de la urgencia por parte de empresas, inversores, ciudades... Todos estos actores se están dando cuenta de los riesgos de continuar en una economía de carbono", dijo Helen Mountford, responsable del 'think tank' estadounidense World Institute Resources.

Se prevé que las negociaciones se alarguen toda la jornada e incluso se extiendan al sábado, una prolongación habitual en estas macroconferencias climáticas.



Te puede interesar