Desde Ammán (AFP)

Inflación y alza de impuestos provocan rabia y desesperanza en el viejo mercado de Ammán

"Es el año más duro. El alza de precios y los impuestos destruyeron la vida de la gente", dice en el viejo mercado de Ammán, Qum Qussai, resumiendo el estado de ánimo de los jordanos que protestan contra las medidas de austeridad.

Jordanie, manifestations, social, politique
Dos mujeres venden productos caseros en el centro de Ammán el 4 de junio de 2018 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

"Es el año más duro. El alza de precios y los impuestos destruyeron la vida de la gente", dice en el viejo mercado de Ammán, Qum Qussai, resumiendo el estado de ánimo de los jordanos que protestan contra las medidas de austeridad.

Todos los días esta mujer de unos 40 años acude al mercado para vender productos caseros como queso o yogurt y así poder alimentar a sus nueve hijos.

En este mercado de frutas y verduras situado en el centro de la ciudad árabe más cara, según un estudio del semanario The Economist, hombres y mujeres exponen sus productos.

"Todo es caro, lo que vendemos es apenas suficiente para alimentar a nuestros hijos y comprar heno para nuestras ovejas", lamenta Qussai.

noticia
Manifestaciones en Ammán la noche del 4 de junio de 2018 (AFP/AFP)

No muy lejos, Salema Alí, acomoda sus productos en cajas metálicas.

Cada mañana esta mujer, madre de cinco niños, prepara queso y yogurt fresco. Tarda dos horas en llegar al mercado con el transporte público desde Madaba, a 35 km al sur de Ammán.

"La situación es muy, muy difícil", se queja. "El costo de vida aumentó y cada año es más duro que el anterior. Todo empeora", insiste.

Su vecino, Mohamed Abu Arida, vendedor de frutas de 48 años, también se queja. "Tengo cinco niños, pago 200 dinares de alquiler (240 euros), y 200 dinares para el agua y la electricidad. La mayoría de nosotros ganamos entre 350 y 400 dinares" por mes.

"Lo que sucede es cruel. Apenas logramos comer y beber. Ni siquiera compramos ropa para las fiestas de nuestros hijos", dice en este mes sagrado del ramadán, en donde los gastos generalmente son más importantes.



- Una situación 'insoportable' -

Desde hace varios días, miles de personas protestan en Ammán delante de la oficina del primer ministro, Hani Mulqi, que finalmente dimitió el lunes.

Mulqui, primer ministro desde mayo de 2016, enfrentaba desde el miércoles pasado una serie de manifestaciones en Ammán y otras ciudades del país contra el aumento de precios y contra un proyecto de ley para subir los impuestos, impulsado por el gobierno bajo presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para hacer reformas estructurales.

En el reino, según las cifras oficiales, 18,5% de la población jordana está desempleada y 20% está en el límite del umbral de pobreza.

En otra zona de Ammán, en un sector adonde la clase media se aprovisiona, decenas de vendedores exponen sus mercaderías en las veredas.

Abu Mohamad, de 65 años, acaba de hacer sus compras. "La situación es insoportable. Todo aumentó menos los ingresos de los jordanos. Mire el mercado, está casi detenido", dice a la AFP.

"Nuestra ciudad es la más cara de la región (...) y nuestro gobierno quiere aun aumentar los precios", agrega.

Como en el viejo mercado, la desesperanza está en boca de todos.

"La vida cara nos mató", dice Mohamed Abu Arida. "Ya no tenemos nada. ¡Sólo nos queda sacarnos la ropa y dársela al gobierno!".

#Jordanie #Manifestations #Social #Politique


Te puede interesar


Quantcast